Las frutas de otoño son frutas con vitamina C que refuerzan nuestro sistema inmunológico para los días más fríos que están por venir y con ellos los resfriados y la gripe.

Las más conocidas son las naranjas, mandarinas, manzanas, peras y uvas, pero hay otras menos conocidas pero que también son frutas de temporada como la granada, los higos o los caquis. Todas ellas las podrás encontrar en la frutería y te las podrás llevar a casa para disfrutar de todos sus beneficios y propiedades.

La manzana es una fruta de temporada.

La manzana, cuya temporada es de agosto a enero, destaca por ser una fruta que genera azúcar en el organismo, y por eso, tiene poder saciante. Además, tiene muchas propiedades medicinales ya que es rica en aminoácidos que eliminan las toxinas del hígado, favorecen el crecimiento muscular, estimulan el jugo gástrico, combaten la anemia y fortalecen el sistema inmunitario. Para conservarlas, su lugar favorito es el cajón HydroFresh de nuestros frigoríficos donde están tan cómodas que 120 días después siguen conservando todas sus vitaminas y propiedades.

 

La naranja es una fruta de otoño.

La naranja destaca por su alto contenido en vitamina C que fortalece nuestras defensas ante los resfriados y la gripe. Lo cierto es que comiendo una naranja, hemos cubierto más del 50% de la dosis diaria de vitamina C recomendada en un adulto. Pero además, las naranjas son antioxidantes y depurativas además de favorecer la circulación de la sangre. Puedes comerlas a gajos o en zumo, ¡tú eliges!

Castanas, fruta de otoño

Las castañas son el fruto más característico del otoño ya que nos ayudan a entrar en calor cuando el frío nos pilla desprevenidos. Pero tienen muchos otros beneficios en nuestro cuerpo. Gracias a su contenido en vitamina B, nuestro ánimo mejora en aquellos días en los que nos sentimos más apáticos. Por la cantidad, puedes estar tranquilo. Puedes comer tantas como quieras ya que tan apenas tienen calorías pero son ricas en fibra, proteínas e hidratos de carbono que te aportarán la energía que necesitas en los días más grises.

 

La mandarina es una de las frutas de otoño.

 

La mandarina, que tanto es una fruta de otoño como de invierno, es otro cítrico con un alto contenido en vitamina C que refuerza nuestro organismo.

 

 

La granada es una fruta de otoño

Las granadas esconden dentro de la piel dura, unas semillas con pulpa jugosa, refrescante y también con un punto agridulce. Entre sus beneficios destacan la capacidad antioxidante, además de ser ricas en vitamina C. Con las semillas se puede hacer jugo, rico en nutrientes, sin grasas saturadas ni colesterol, que protege nuestro corazón, muy beneficioso para el sistema digestivo y que ayuda a mejorar nuestro estado físico. Las granadas además tienen capacidad para regenerar la piel.

 

 

 

Los higos son una fruta de temporada en otoño. Los higos, que se consumen secos en Navidad regulan el tránsito intestinal gracias a su aporte de fibra.

 

 

 

Las uvas son frutas de otoño.

 

Las uvas, que están compuestas mayormente por agua, también contienen fibra y son una gran fuente de hierro que fortalece el sistema inmunológico. Es una fruta que aporta calorías, pro al ser natural puedes comer tantos granos como quieras.

 

 

Este otoño come peras.

La peras, como las manzanas, son una de las frutas más saciantes, por lo que se recomienda incluirla en nuestra dieta. Además, tienen un alto contenido en agua y las fibras ayudan en la digestión y depuración del organismo. Por ejemplo, una sola pera aporta casi el 20% de la fibra que necesita nuestro cuerpo. Con el potasio lo que se consigue es una reducción de la presión arterial y de la tensión, cuidando nuestro corazón.

 

El caqui es una de las frutas de otoño por excelencia.

Los caquis, también conocidos como “palo Santo” maduran en noviembre. La unidad de Química Analítica de la Universidad de Valencia recomienda esta fruta de otoño para personas con enfermedades del corazón o hipertensión porque el calcio, el hierro y el magnesio que se consume en un solo caqui, es la cantidad adecuada según la recomendación diaria de alimentos. Como es una fruta dulce, es muy fácil comerla. Además, también es rica en agua, lo que ayuda a purificar nuestro cuerpo. Los caquis son una fruta muy completa porque además son ricos en vitaminas (A, C, B1 y B2) además de potasio.

El membrillo es una fruta que se come en los últimos días de otoño.

El membrillo es otro de los frutos de la temporada que se parece exteriormente a la manzana, aunque su piel es mucho más dura y la carne tiene un sabor agrio. Es importante que en el mercado prestes especial atención y compres aquellos que tengan la piel amarillenta y sin golpes. Tan apenas tiene azúcares por lo que es una fruta baja en calorías y, además, antioxidante. Te recomendamos que lo comas asado para que la carne esté más blanda y dulce.

 

¿Has pensado qué postres preparar con las frutas? Por ejemplo, un bizcocho de higos le gustará a tu la familia.

¿Te ha gustado?
Suscríbete a nuestro newsletter y semanalmente recibirás en tu correo nuestros mejores post.

Mediante el envío de tus datos personales confirmas que has leído y aceptas la política de privacidad. Aviso legal

Sobre el autor

Sabemos que hay muchas cosas que no podemos contarte en un manual, por eso hemos abierto este blog. Te queremos ayudar a sacar el mayor partido a tus electrodomésticos con nuestros mejores trucos y consejos. Esperamos que preguntes lo que necesites, porque estamos a tu disposición para resolver todas tus dudas.

2 Comentarios

    • Tu equipo Bosch

      Gracias a ti, esperamos que te sirvan de ayuda nuestros consejos 🙂 Un saludo.

      Responder

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.