Si nunca te has animado con el risotto porque te parece un plato difícil, te equivocas. La clave del éxito: conseguir un arroz cremoso y meloso, pero no caldoso. En #cocinaconBosch tenemos los trucos con los que vas a conseguir preparar un risotto como un auténtico MasterChef. ¡Atento!

10 Trucos para preparar un risotto1. Utilizar el tipo de arroz adecuado. ¿Sabías que los italianos no preparan esta receta con un arroz cualquiera? Las variedades de arroz ideales para cocinar un risotto son las Carnaroli o Arborio. También puedes utilizar el arroz de variedad Baldo, Maratello o Padano, aunque es más difícil localizarlos en los supermercados. Estos tipos de arroz se caracterizan por absorber todo el caldo y a la vez soltar el almidón. Es justo lo que se necesita para que el risotto quede en su punto, cremoso pero no caldoso.

2. Remover de vez en cuando para evitar que el arroz se pegue, pero sin pasarse porque si no lo que favoreceremos será que el arroz suelte demasiado almidón y el resultado puede ser demasiado “pegajoso”.

3. No tener prisa en la cocina. Esta no es una receta que podamos poner en el fuego y olvidarnos de ella hasta un par de horas después. Es justo lo contrario.

4. Tener en la despensa alguno de estos ingredientes. Si quieres cocinar un risotto, sea cuál sea la receta, deberías utilizar: una cebolleta, vino blanco, arroz Carnaroli o Abrorio, parmesano, caldo de carne o verduras, y algunas verduras como setas, brócoli, pimiento, etc.

5. Utilizar un caldo casero a base de carne o verduras, según la receta. Te recomendamos que siempre tengas reservas en el congelador o en el frigorífico, si lo vas a consumir pronto, para ir sacando tuppers o botellas a medida que los vayas necesitando.

6. El caldo de cocción debe estar caliente para que cuando lo eches en la cazuela no se interrumpa el proceso de cocción. Por eso, si lo cocinas antes, déjalo en la cazuela a fuego bajo.

7. Añadir el caldo poco a poco a media que el arroz lo necesite. Para empezar, el agua debe cubrir el arroz y luego añadir un par de cazos a medida que se vaya absorbiendo.

8. Cocinarlo a fuego medio. En placas de 6 niveles de temperatura equivale al nivel 3. Si la tuya tiene 9 niveles, elige el 4 o el 5. Así el arroz absorberá el caldo poco a poco.

9. Añadir una cucharada de mantequilla y parmesano rallado cuando el arroz esté en su punto y remover para que se integre bien y consigamos la textura cremosa.

10. No utilizar nata. La textura cremosa que caracteriza al risotto se consigue únicamente con el tipo de arroz adecuado, la cocción a fuego lento y añadiendo mantequilla al final.

¿Y cómo saber que el risotto está en su punto? Prueba unos granos de arroz y si no están duros pero si consistentes, sácalo del fuego. Añade el queso y la mantequilla, remueve bien ¡y a comer!

¿Te ha gustado?
Suscríbete a nuestro newsletter y semanalmente recibirás en tu correo nuestros mejores post.

Mediante el envío de tus datos personales confirmas que has leído y aceptas la política de privacidad. Aviso legal

Sobre el autor

Sabemos que hay muchas cosas que no podemos contarte en un manual, por eso hemos abierto este blog. Te queremos ayudar a sacar el mayor partido a tus electrodomésticos con nuestros mejores trucos y consejos. Esperamos que preguntes lo que necesites, porque estamos a tu disposición para resolver todas tus dudas.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.