Dulces y de sabor intenso, los tomates cherry son una hortaliza versátil y divertida. Puedes consumirlos tanto crudos como cocidos y tienen numerosos beneficios para la salud: retrasan el envejecimiento, cuidan la vista, ayudan a regular el colesterol y, al ser bajos en calorías, son perfectos para perder peso.

Si no tienes mucha idea de cocina y te aburres de preparar la típica ensalada, te proponemos cuatro recetas con tomates cherry muy fáciles y con las que disfrutarás de todo su sabor.

Tomates cherry asados

Tomates cherry asados

Si quieres una guarnición sana, sabrosa y baja en grasas, opta por unos tomatitos cherry asados y condimentados con las hierbas que más te gusten. Sólo tienes que lavarlos, cortarlos por la mitad y colocarlos en una fuente para horno. Para darles más sabor, sazónalos y añade orégano, hierbas provenzales o cualquier especia que te guste, echa un chorrito de aceite de oliva y mételos al horno a 180ºC durante 30 minutos. Como ves, aunque el plato es muy sencillo los tomates tardan un poco en asarse. Si quieres ahorrar tiempo aprovecha esa media hora para preparar el plato principal. Además, para cortar los tomates en un periquete te recomendamos seguir este truco:

Corta los tomatitos cherry a rodajas

Montaditos de pasta filo con tomates cherry y queso feta

Recetas frías de tomates cherry

Este aperitivo es muy sencillo y rápido de preparar, ya que el horneado de la pasta filo requiere pocos minutos. Lo primero que debes tener en cuenta es que esta pasta no debe estar expuesta al aire porque se seca enseguida. Para evitarlo, consérvala en un recipiente hermético en el frigorífico o congelador.

Si la guardas en el congelador, sácala la noche anterior para que pase al menos 8 horas en la nevera, y después déjala unas 3 horas a temperatura ambiente. Así estará en las mejores condiciones para utilizarla. ¡Y ya puedes empezar!

Extiende dos láminas de pasta filo sobre la mesa y córtalas en cuadrados. Después, haz rodajas de queso mozzarella de aproximadamente un centímetro de grosor y colócalas una a una sobre los cuadrados de pasta filo. Aliña el queso con un poco de aceite de oliva, sazona y espolvorea un poco de orégano.

Llega el turno de los tomates cherry. Lávalos y córtalos por la mitad, y a continuación dispón las mitades boca abajo sobre las rodajas de queso para que al hornear suelten todo el jugo.

Para finalizar, cubre el “montadito” con la otra lámina de pasta filo y píntala con aceite de oliva. Echa una pizca de sal por encima y al horno. Cuando veas que la pasta está dorada es momento de sacarla, la mejor forma de comerla es cuando aún está tierna por dentro. ¡A disfrutar!

Pasta caprese

Tomates cherry con pasta

Mezcla 3 cucharadas de aceite de oliva con una cebolla y un diente de ajo picados muy fino, añade el zumo de un limón, una pizca de sal y pimienta y una cucharadita de azúcar.  Corta los tomates cherry por la mitad e incorpóralos a la mezcla.

Empanada de hojaldre y tomates cherry

Empanada de tomate

Para esta receta sólo necesitarás una masa de hojaldre, 30 tomates cherry, azúcar moreno, miel y limón.

Empieza lavando los tomates cherry y partiéndolos por la mitad. Después ponlos en una sartén con aceite de oliva y cuando hayan soltado el agua añade una cucharada de miel, otra de azúcar moreno y la ralladura de un limón.

Extiende una lámina de hojaldre sobre una bandeja con papel de hornear y coloca los tomates encima. Para colocar la masa sobre la bandeja fácilmente, sigue este truquillo.

Haz una empanada en casa.

Procura dejar los bordes libres para poder cerrar el hojaldre al terminar. Por último, espolvorea albahaca sobre los tomates, pinta los bordes de la empanada con huevo batido y hornea a 180ºC durante unos 25 minutos o hasta que se dore. Y listo, tendrás un plato sano y consistente, donde los tomates serán los verdaderos protagonistas.

Mientras dejas macerar los tomates, pon a cocer la pasta removiendo de vez en cuando, con un hervor moderado, durante el tiempo especificado en el paquete. Lo normal es que sea alrededor de 8 minutos, pero si la pasta es fresca estará lista en menos tiempo.

Cuando la pasta esté al dente, cuélala y agrégala al bol. Por último, salpimenta, añade mozzarella a tu gusto y unas hojitas de albahaca. Si te apetece, puedes darle un toque diferente repartiendo algunos piñones.

 

¿Te ha gustado?
Suscríbete a nuestro newsletter y semanalmente recibirás en tu correo nuestros mejores post.

Mediante el envío de tus datos personales confirmas que has leído y aceptas la política de privacidad. Aviso legal

Sobre el autor

Sabemos que hay muchas cosas que no podemos contarte en un manual, por eso hemos abierto este blog. Te queremos ayudar a sacar el mayor partido a tus electrodomésticos con nuestros mejores trucos y consejos. Esperamos que preguntes lo que necesites, porque estamos a tu disposición para resolver todas tus dudas.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.