Todos estamos volviendo a la rutina, también los niños que en pocos días empezarán de nuevo el colegio. Tú que ahora estás organizando de nuevo las comidas, las cenas, extraescolares de los niños… no te olvides de la merienda. Es una comida imprescindible para completar las 5 ingestas diarias recomendadas por los especialistas. Además, después de un intenso día en el colegio, los más pequeños necesitan recuperar fuerzas para hacer los deberes, ir a extraescolares, o simplemente, seguir jugando.

¿Este curso quieres preparar las meriendas más originales? Los más pequeños comerán jugando, y por una vez no les tendrás que decir “con la comida no se juega”. Sigue leyendo:

Sándwich divertido

Sándwich divertido para niñosTus hijos se comerán a un monstruo muy saludable para merendar. ¿Lo quieres preparar? Prepara un sándwich vegetal con varios niveles de lechuga, rodajas de tomate y jamón de York. De éste último, corta una tira para utilizarla como lengua. Haz dos hendiduras en la rebanada superior y coloca unas rodajas de pepino y aceitunas como si fuesen los ojos. Si a tus hijos no les gusta el pepino, puedes sustituirlo por un huevo duro partido por la mitad. ¡Bu! Los más pequeños de la casa ya no tendrán miedo a los monstruos.

Jugamos a las carreras

Una merienda original para los más pequeños

Con un coche-bocadillo. Sí, tal y como lo estás leyendo. Haz un corte en la parte superior de unos 2 cm de ancho en la parte superior del panecillo y quita las migas. Introduce ahí dos dados de jamón de york, que serán el piloto. O un huevo duro decorado como en la foto. Para las ruedas, puedes utilizar rodajas de rabanitos pinchadas con un palillo o unas rodajas de fuet. ¡No te olvides de la matricula! Corta un trocito de queso y pínchalo con un palillo. ¿Te ha gustado la idea? A los peques de la casa les gustará aún más su bocadillo.

Galletas secretas (de avena y plátano)

Galletas de avena y plátano

Estas galletas están hechas de tan solo dos ingredientes que es probable no les guste mucho a los más pequeños, el plátano y avena. ¿Entonces, cómo se las podrán comer? La respuesta es muy sencilla: porque son secretas.

Para prepararlas precalentamos el horno a unos 180 – 190 grados, todo depende de tu horno, ya lo sabes. Mientras, machacamos dos plátanos con un tenedor hasta que se forme un puré, momento en el que añadiremos los copos de avena. En una bandeja de horno previamente forrada con papel de horno, iremos disponiendo cucharadas de esta mezcla aplastándolas un poco para que tengan forma de galleta. Para que aún estén más dulces, puedes añadir por encima pepitas de chocolate o frutos secos como nueces o avellandas.

Las horneamos durante unos 15 minutos, o hasta que estén doradas. Las retiramos con la ayuda de una espátula, porque la consistencia que adquieren es algo blanda… y listas para correr. ¡Corre, que vuelan!

Tocado y hundido

¿Te acuerdas de los barcos? Ahora puedes volver a jugar con tus niños mientras os los coméis. ¿Quieres saber cómo? Corta rodajas de manzana e introduce en palillo, que servirá de mástil, en la punta del cual colocaremos un dado de queso. Prepara varios, porque es una merienda que se come sola y van a querer repetir. Incluso los mayores.

Nos encantará ver fotos de tus meriendas más divertidas en #cocinaconBosch. ¿Las compartes con nosotros?

¿Te ha gustado?
Suscríbete a nuestro newsletter y semanalmente recibirás en tu correo nuestros mejores post.

Mediante el envío de tus datos personales confirmas que has leído y aceptas la política de privacidad. Aviso legal

Sobre el autor

Sabemos que hay muchas cosas que no podemos contarte en un manual, por eso hemos abierto este blog. Te queremos ayudar a sacar el mayor partido a tus electrodomésticos con nuestros mejores trucos y consejos. Esperamos que preguntes lo que necesites, porque estamos a tu disposición para resolver todas tus dudas.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.