Con la llegada del otoño llegan los primeros resfriados… y, también, las frutas de temporada. Los cítricos, como los limones, nos han acompañado durante el verano con esas refrescantes limonadas. Ahora se suman las naranjas y las mandarinas, que se encuentran en su mejor momento para consumirlas.

Tomar zumo de naranja para desayunar es una de las mejores formas de empezar el día con energía, pero ¿sabías que existen más motivos por los que deberías beberlo?

Zumo de naranja

1.- Es antioxidante: Las naranjas destacan por ser ricas en vitamina C, aunque existen otras frutas que contienen más cantidad. El beneficio más predominante es su propiedad antioxidante, que ayuda a aumentar las defensas del sistema inmunológico. Y vamos a desmontar un mito: no previene de los resfriados, aunque sí que los hace menos fuertes y de menor duración.

2.- Ayuda a mantener un estilo de vida saludable: La vitamina A nos ayuda a llevar una vida saludable: fortalece las proteínas, ayuda a mejorar la vista y previene las enfermedades relacionadas con ella. Refuerza la piel, los tejidos, el sistema nervioso y, también, favorece el correcto desarrollo de los huesos.

Zumo de naranja

3.- Muy recomendable para embarazadas y deportistas: Gracias al ácido fólico que contiene, el zumo de naranja resulta imprescindible durante los primeros meses de gestación. Además de los múltiples beneficios de las vitaminas, las naranjas son diuréticas, contienen mucha agua y minerales (potasio y magnesio), una combinación indispensable para cualquier deportista.

Consejo Bosch: la fibra de la naranja se encuentra en la pulpa, por lo que además de beber el jugo, es muy aconsejable tomar la pulpa.

4.- Fácil de preparar: La técnica es muy sencilla, pero debemos tener en cuenta otras cuestiones antes de empezar a exprimir. No todas las naranjas que encontramos en el mercado son iguales: las hay con más jugo, con piel más fina, más rugosa, más amarillentas, algunas son mejores para hacerlas en zumo y otras para tomarlas como postre. Para hacer un buen zumo de naranja optaremos por aquellas que sean intensas en color y con la piel lisa.

Zumo de naranja

A la hora de partirlas, lo haremos en sentido transversal a las vetas que posee. De esta manera, romperemos la estructura de su fibra y será más fácil separar la pulpa. Así, con la naranja partida por la mitad, exprimiremos con un exprimidor eléctrico o manual.

5.- ¡Bébetelo cómo y cuando quieras!: Los nutricionistas aconsejan tomar dos naranjas al día: en zumo, como postre, con azúcar, sin azúcar… pero ¿debemos tomar el zumo inmediatamente después de exprimirlo? Otro falso mito. La naranja pierde propiedades al estar expuesta al calor. Si conservamos el zumo a temperatura ambiente o en el frigorífico, se mantiene en buenas condiciones, aunque se va oxidando poco a poco y su sabor pierde intensidad. Cuanto antes lo bebas, mejor.

Y a ti, ¿cómo te gusta beber el zumo de naranja?

Zumo de naranja

¿Te ha gustado?
Suscríbete a nuestro newsletter y semanalmente recibirás en tu correo nuestros mejores post.

Mediante el envío de tus datos personales confirmas que has leído y aceptas la política de privacidad. Aviso legal

Sobre el autor

Sabemos que hay muchas cosas que no podemos contarte en un manual, por eso hemos abierto este blog. Te queremos ayudar a sacar el mayor partido a tus electrodomésticos con nuestros mejores trucos y consejos. Esperamos que preguntes lo que necesites, porque estamos a tu disposición para resolver todas tus dudas.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.