Nos ponemos en situación: Estamos en verano y decidimos comer en la terraza o en el jardín. Desplegamos el toldo, abrimos la sombrilla para protegernos del sol y ponemos la mesa. El menú es un gazpacho, ensalada para el centro y pescado al horno. De postre macedonia y helado.

Tanto el menú como la idea nos parecen estupendos, hasta que sacamos el gazpacho y la ensalada y entre que nos sentamos todos, volvemos a la cocina a por la cuchara que nos hemos olvidado, el agua fría que teníamos en el frigorífico… Total, que cuando servimos el gazpacho ya no está fresco sino que se ha calentado. ¡Qué lástima! ¿Te ha pasado alguna vez?

En esta época es habitual que la comida se caliente, pero hay 5 secretos para mantener la comida fría en verano. ¿Pensabas que era imposible? ¡No lo es!

1.Haz un bol de hielo. Sirve tanto para decorar como para mantener frío el gazpacho o el salmorejo, también la ensalada. Puedes hacer uno grande para servir o individuales. ¿Quieres aprender a hacerlos?

Cómo hacer un bol de hielo

Puedes decorarlos con flores, hojas, gajos de limón, láminas de frutas, ¡lo que quieras! Para ello, introduce los elementos decorativos en el agua, entre los dos boles, justo antes de meterlos en el congelador.

2. No lo dejes para última hora. Las prisas no son buenas compañeras, tampoco en la cocina. Aprovecha las primeras horas del día para cocinar y dar tiempo a que se enfríe la comida. Puedes dejar la lechuga y el tomate cortados para que se enfríen. Lo mismo con la pasta de la ensalada, y por supuesto, con el gazpacho, el salmorejo y las cremas veraniegas. A todos nos gusta tomar estos platos fríos.

3. Prepara los platos y ponlos en la nevera. Igual que pones el gazpacho en un bol para que se enfríe, puedes preparar la comida en los platos y guardarlos en el frigorífico hasta el momento de servir. Los estarás manteniendo fríos pero también conservando todas las propiedades de los alimentos.

4. Si sirves la comida en boles, ponlos dentro de un recipiente más grande repleto de cubitos. Dispondrás de ellos en un instante si tienes uno de estos frigoríficos americanos con dispensador. Esta idea está especialmente pensada cuando se trata de un plato para picar o servir en el medio y estará en la mesa durante toda la comida.

5. No sirvas la comida en platos recién sacados del lavavajillas. Hay que dejarlos enfriar o lo único que conseguiremos es que la comida que se caliente.

¿Y para las bebidas? También tenemos la solución, ¡descúbrela! 

¿Tienes alguna idea más? Nos encantará que la compartas con nosotros en los comentarios. ¡Gracias!

¿Te ha gustado?
Suscríbete a nuestro newsletter y semanalmente recibirás en tu correo nuestros mejores post.

Mediante el envío de tus datos personales confirmas que has leído y aceptas la política de privacidad. Aviso legal

Sobre el autor

Sabemos que hay muchas cosas que no podemos contarte en un manual, por eso hemos abierto este blog. Te queremos ayudar a sacar el mayor partido a tus electrodomésticos con nuestros mejores trucos y consejos. Esperamos que preguntes lo que necesites, porque estamos a tu disposición para resolver todas tus dudas.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.