La bechamel es una de las salsas más tradicionales de nuestra cocina, pero también una de las que tienen más dificultad. O eso es lo que parece a priori, porque hace una bechamel sin grumos es mucho más fácil de lo que parece. No tiene ningún secreto, sólo seguir los trucos que en #cocinaconBosch estamos encantados de compartir contigo.

Ingredientes para la salsa bechamel casera

La receta de bechamel se compone de ingredientes muy básicos que todos tenemos en la despensa:

  • Mantequilla
  • Harina
  • Leche
  • Sal

Y de manera opcional, puedes añadir: pimienta o nuez moscada, a tu gusto.

Ingredientes en la receta de la bechamel.

¿Cómo se hace una bechamel perfecta?

Para conseguir una bechamel sabrosa y sin grumos hay que seguir estos 8 trucos, te saldrá perfecta y en el punto que deseas: más clara o más espesa.

1. Calienta la leche. Te aconsejamos que le des un poco de calor a la leche calentándola en el microondas durante unos segundos. Uno de los motivos por los que la bechamel queda con grumos es si se añade la leche fría. Este es el truco infalible con el que harás una salsa bechamel sin un solo grumo.

2. Remueve con una varilla. Es el mejor utensilio de cocina para remover salsas y batir ya que su forma permite que los ingredientes se mezclen al realizar movimientos circulares.

3. La mantequilla tiene que estar deshecha. Antes de añadir la harina, deshaz la mantequilla a fuego medio para que impregne todo el fondo del recipiente y no se tueste la harina.

4. Tamiza la harina y no pares de remover hasta que quede bien integrada junto con la mantequilla.

5. Sofríe la harina para que adquiera la grasa de la mantequilla. En un par de minutos tendrás el “roux”, en cocina es la base de muchas salsas como la bechamel, y que consiste en mezclar harina con mantequilla a fuego lento para añadirle posteriormente un líquido.

6. Añade la leche a cucharadas. No la eches de golpe en el recipiente. Es mejor que vayas añadiendo varios cazos mientras remueves ya que así la harina se va deshaciendo lentamente.

7. Liga la bechamel. Para ello tienes que estar unos 30 minutos removiendo sin parar. En este punto, y si quieres una bechamel espesa, te recomendamos que utilices una espátula para mezclar mejor la salsa.

Añádele tu toque personal. Al final de la elaboración, ralla nuez moscada o un poco de pimienta negra para aportar más sabor a la salsa.

Bechamel sin grumos.

 

Y según la quieras, más clara o más espesa, tienes que respetar ciertas proporciones cuando añadas la harina.

  • Para una bechamel clara añade la misma cantidad de harina y de mantequilla. Por ejemplo, para obtener bechamel para una lasaña de 6 raciones, utiliza 2 cucharadas de mantequilla, 2 cucharadas de harina y 1 taza de leche.
  • Para una salsa bechamel espesa añade el doble de harina que de mantequilla.

¿Y para qué se utiliza cada una? Por ejemplo, para las croquetas es mejor que la hagas espesa ya que forma parte de la masa. Para los canelones, puedes hacerla más clara para aportar suavidad al plato y conseguir que se gratine levemente en el horno.

¿Te ha gustado?
Suscríbete a nuestro newsletter y semanalmente recibirás en tu correo nuestros mejores post.

Mediante el envío de tus datos personales confirmas que has leído y aceptas la política de privacidad. Aviso legal

Sobre el autor

Sabemos que hay muchas cosas que no podemos contarte en un manual, por eso hemos abierto este blog. Te queremos ayudar a sacar el mayor partido a tus electrodomésticos con nuestros mejores trucos y consejos. Esperamos que preguntes lo que necesites, porque estamos a tu disposición para resolver todas tus dudas.

2 Comentarios

    • Tu equipo Bosch

      Hola Mónica, gracias por tu comentario. Nos alegra que te guste, esperamos que nuestros trucos y consejos te sean de utilidad. Un saludo.

      Responder

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.