Dicen los que saben del tiempo que este verano va a ser caluroso y no queremos que nos coja desprevenidos, así que, es el momento de refrescarnos. Y qué mejor que hacerlo de la manera más sana posible: bebiendo mucha agua.

Hidratarse es fundamental durante todo el año, pero cobra especial relevancia en verano. Los especialistas recomiendan tomar de 2 a 3 litros de agua al día en esta época, pero si prefieres tomar bebidas más sabrosas, quédate con estas divertidas ideas.

Agua de frutas

El agua de frutas o agua aromatizada es muy fácil de preparar y especialmente refrescante. Su contenido principal es el agua, con hielos, frutas y algunas hierbas. Puedes prepararlas de lo que quieras, pero te dejamos con algunas ideas para que te introduzcas en esta sana costumbre.

Pon trozos de tus frutas favoritas en una jarra. Por ejemplo, sandía, frambuesa, naranja, limón, lima, fresas… y aplástalas con la ayuda de una cuchara para que suelten algo de jugo. A continuación, añade hielo y agua hasta casi alcanzar la capacidad total. Remuévelo bien e introduce unas hojas de hierbabuena, lavanda o romero, según la fruta que elijas y el sabor que te apetezca, y déjalo reposar en el frigorífico hasta que enfríe y sea el momento de tomarla.

Limonada casera

Preparar limonada casera es todo un clásico, y no solo pasa en las películas. Exprime el zumo de 8 limones y mézclalo 2 litros de agua. Si prefieres tomarla con un toque dulce, te recomendamos añadir azúcar, sobre unos 130 gr. Déjala enfriar e hidrátate con una bebida de lo más refrescante.

¿Quieres ser aún más original? Añade 300 gr de cerezas sin hueso, el sabor te sorprenderá.

Té helado

Prepara tu té habitual pero en grandes cantidades y cuando esté templado, ponlo en el frigorífico. No lo introduzcas nunca caliente, alteraría la temperatura de la nevera. Cuando esté frío sírvelo en tu taza favorita y relájate.

Shirley Temple

Os proponemos una versión más sana de este cóctel sin alcohol. Para prepararla, echa unos 30 gr de granadina en un vaso alto, y añádele 15 gr de zumo de limón y otros 15 de zumo de lima. Después, ponle hielo y llénalo hasta arriba con agua. Si quieres rebajar el dulzor, reduce la cantidad de granadina.

¿Y si solo quiero agua?

En ese caso, puedes disponer de agua fría al instante si tienes un frigorífico con dispensador de agua. Disfrutarás de ello en los frigoríficos americanos, pero también con nuestro frigorífico combinado No Frost con dispensador de agua integrado. Aunque estará fría, pon unos cubitos aromatizados, te gustará la idea.

¿Te animas a preparar alguna de estas bebidas? Cuéntanoslo en #cocinaconBosch, nos encantará saberlo.

¿Te ha gustado?
Suscríbete a nuestro newsletter y semanalmente recibirás en tu correo nuestros mejores post.

Mediante el envío de tus datos personales confirmas que has leído y aceptas la política de privacidad. Aviso legal

Sobre el autor

Sabemos que hay muchas cosas que no podemos contarte en un manual, por eso hemos abierto este blog. Te queremos ayudar a sacar el mayor partido a tus electrodomésticos con nuestros mejores trucos y consejos. Esperamos que preguntes lo que necesites, porque estamos a tu disposición para resolver todas tus dudas.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.