Una de las preocupaciones de los padres, especialmente de los primerizos, es lavar la ropa de los bebés. ¿Es mejor a mano o en la lavadora?, ¿qué detergente utilizo?, ¿la lavo con la ropa del resto de la casa o a parte?, ¿y suavizante… sí o no?

Aunque pueda parecer una tarea sencilla sobre todo ¡con el montón de coladas que hemos hecho!, lavar la ropa de los recién nacidos requiere tomar algunas precauciones.

Debemos tener en cuenta que su piel es especialmente sensible. Muchas veces suele ser atópica y requiere cuidados especiales. Es por este motivo que debemos prestar atención a cómo lavamos sus prendas.

1. Te recomendamos lavar la ropa antes de su primer uso. Aunque los tejidos sean respetuosos con su piel, puede que se haya ensuciado durante su fabricación o en la tienda. Lavándola con un programar delicado estarás eliminando cualquier resto de suciedad y podrás vestir con total tranquilidad a tu bebé.

2. Es también importante utilizar un detergente para pieles delicadas y no pasarse con la cantidad. No sólo para evitar la sobredosificación y que las prendas queden acartonadas, sino para que no queden restos de detergente en la ropa. Ya sabemos lo mucho que les gusta a los niños llevarse todo a la boca.

3. Evitar el suavizante, sobre todo en los 6 primeros meses. A todos nos gusta el olor con el que se queda la ropa, pero puede provocar irritaciones en la piel de los bebés. Para la ropa de lana, escoge un programa adecuado en tu lavadora y una temperatura baja, que no supere los 30ºC con el objetivo de que no se encoja.

Trucos para lavar la ropa de los bebés

4. Una de las preguntas que más se hacen los padres primerizos es si las prendas de los bebés se pueden lavar con el resto de ropa de la familia. Lo más adecuado en el caso de los recién nacidos es lavarla por separado y poniendo las prendas más menudas en una red para lavar la ropa. Esto es adecuado hasta los 6 – 7 meses que es cuando se recomienda empezar a mezclar las prendas, lavándolas siempre con un programa delicado, para que la piel del bebé vaya acostumbrándose a otros factores.

5. ¿Y las manchas de la ropa? Cuando son tan pequeños las más frecuentes son de leche, vómitos, comida, orina… La solución no es ni frotar ni poner antimanchas, que pueden afectar a la piel. Lo más efectivo es actuar rápidamente para que no se resequen. Tan pronto como el bebé se manche, cámbialo de ropa y ponla a remojo con agua y un poco de jabón. Déjala durante un par de horas y pon una lavadora con prelavado y un programa delicado.

6. ¡No te olvides de las etiquetas! Igual que hacemos con los adultos, con las prendas de los bebés hay que revisar las etiquetas para saber la temperatura y programa con la que lavar la prenda, y también plancharla.

7.Todos estos cuidados de la ropa también son válidos para las sábanas, baberos, gasas y… ¡peluches! Es bastante habitual que se manchen, pero los puedes lavar con total tranquilidad y secar en la secadora.

¿Tienes algún consejo más? Cuéntanoslo en el apartado de los comentarios y disfruta de tu bebé 🙂

¿Te ha gustado?
Suscríbete a nuestro newsletter y semanalmente recibirás en tu correo nuestros mejores post.

Sobre el autor

Sabemos que hay muchas cosas que no podemos contarte en un manual, por eso hemos abierto este blog. Te queremos ayudar a sacar el mayor partido a tus electrodomésticos con nuestros mejores trucos y consejos. Esperamos que preguntes lo que necesites, porque estamos a tu disposición para resolver todas tus dudas.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.