El mundo de las harinas es… ¡todo un mundo! En el mercado nos encontramos con una gran variedad de tipos de harina. Pasa más o menos como con los yogures. Llegas al súper y no sabes cuál comprar o cuál es la mejor para hacer un bizcocho o pan casero. Te pasa lo mismo si tienes un invitado celíaco para comer y quieres preparar un postre sin gluten pero tienes dudas sobre qué harina comprar.

¡Empezamos! La harina más conocida es la harina de trigo. Es la más común y la que se ha venido usando desde la antigüedad en nuestras cocinas. Es la utilizada para los bizcochos, rebozados, para hacer pan… Aunque pienses que harina solo hay una, resulta que la hay de varios tipos.

  • Harina de fuerza: Es la adecuada para hacer pan, masa de pizza, roscones de reyes y bollos. Tienen bastantes proteínas, entre el 10 – 12% y son adecuadas para la panificación ya que resisten a las altas temperaturas y al horneado.
  • Harinas de débiles o flojas: Aptas para repostería y elaborar bizcochos, bechameles, pasteles, magdalenas, etc. Es una harina que se caracteriza porque el grano es de invierno y tiene unos porcentajes de proteínas bastante bajos, entre el 7 y el 9%.

La harina de trigo es la más común

Además de la harina de trigo, hay muchísimas más. Te las presentamos a continuación en función de su origen.

Harinas de cereales

  • Harina de espelta

Esta harina destaca por ser de un cereal muy energético. En nuestro organismo se digiere con más facilidad que la harina de trigo, y además tiene un sabor dulce similar al de la nuez. Con ella puedes hacer pan y también utilizarla para espesar salsas, como por ejemplo la de las almejas a la marinera. Es una harina que, aunque en pequeñas cantidades, contiene gluten por lo que no es recomendable ser consumida por los celíacos.

Harina de espelta.

  • Harina de maíz

Es la harina de excelencia para preparar las tortitas de maíz, y no contiene gluten. Debes saber que la puedes utilizar en repostería combinándola con otras harinas y la encontrarás en dos colores, o blanca o amarilla.

Harina de maíz para celíacos.

  • Harina de arroz

Es una harina apta para celíacos, y por ejemplo, es un ideal como espesante de salsas, y también en la bechamel. Como no tiene muchas proteínas, si la quieres utilizar en repostería, te recomendamos que la mezcles con otras harinas para que suba el bizcocho.

La harina de arroz es apta para celíacos.

  • Harina de avena

La harina de avena contiene un alto índice de fibra y nutrientes. La puedes hacer en casa con la batidora de mano o con la picadora triturando los copos de avena. La textura es bastante granulosa e ideal para preparar tortitas, magdalenas y galletas.

La harina de avena es muy nutritivo.

  • Harina de teff

Es otra harina sin gluten que puedes utilizar para preparar pan y otras masas que requieren fermentación. ¿Sabías que contiene los 8 amionácidos que necesita nuestro organismo? Como curiosidad, te contamos que este conjunto básico está formado por triptófano, que favorece el sueño, por lo que si tomas recetas hechas con harina de teff por la noche, conciliarás mejor el sueño.

Harina de teff

 

  • Harina de quinoa

Ya te contamos que la quinoa es un superalimento que contiene más grasas y proteínas que cualquier otro cereal. Es un producto que pueden consumir los celíacos, y aunque normalmente se toma hervida y en ensaladas, también puedes hacer harina de quinoa en casa. ¿Cómo? Triturando las semillas hasta conseguir una masa espesa que te puede ayudar a hacer pan, rebozos y albóndigas, por poner algunos ejemplos.

Harina de quinoa

Harinas de legumbres

Estas harinas se pueden incluir en todo tipo de recetas y son aptas para alérgicos e intolerantes. Dentro de este grupo la harina más conocida es la…

  • Harina de garbanzos que destaca por ser nutritiva, sabrosa y tener una textura muy fina, que se obtiene a partir de los garbanzos molidos. Se utiliza principalmente en la cocina hindú. Gracias a su textura cremosa, la puedes mezclar con líquidos, para por ejemplo, hacer salsas, bechamel e incluso cremas. Es también aglutinante y puede ser un substituto al huevo al hacer tortillas. ¿Te ha gustado pero no sabes qué receta preparar? Empieza utilizándola para rebozar porque el resultado es muy crujiente, mucho más que el que se obtiene con el pan rallado.

La harina de garbanzos es muy nutritiva.

  • Harina de soja. Cada vez más se está utilizando en panadería ya que es aglutinante y permite que suba el pan sin necesidad de utilizar mucha levadura. Así pues, combinándola con otras harinas sin gluten puedes hacer pan casero para celíacos.

Harina de soja

Harinas de frutos secos

Aquí la harina por excelencia es la de almendras que se utiliza como substituto de la harina de trigo ya que no tiene ni gluten ni grasas, por lo que es apta para diabéticos. La puedes utilizar para hacer bizcochos, magdalenas, galletas y también para la masa de la quiche.

Harina de almendra

¿Te ha gustado?
Suscríbete a nuestro newsletter y semanalmente recibirás en tu correo nuestros mejores post.

Mediante el envío de tus datos personales confirmas que has leído y aceptas la política de privacidad. Aviso legal

Sobre el autor

Sabemos que hay muchas cosas que no podemos contarte en un manual, por eso hemos abierto este blog. Te queremos ayudar a sacar el mayor partido a tus electrodomésticos con nuestros mejores trucos y consejos. Esperamos que preguntes lo que necesites, porque estamos a tu disposición para resolver todas tus dudas.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.