Tu frigorífico está vivo. Sí, y no sólo lo decimos porque es el único electrodoméstico de casa que está conectado las 24 horas del día, sino también porque realmente contiene vida. Frutas, verduras, carnes, pescados, quesos, embutidos… Todos esos alimentos frescos pasan por un proceso vital que dejan huella en tu frigo y, en algunas ocasiones, también su olor.

Éste es un caso especialmente molesto, pues se trata de la comida que vamos a consumir y, además, está el peligro añadido de que ese olor acabe penetrando en otros alimentos.

Prevenir los olores desagradables en el frigorífico es posible, pero si llegas tarde, ¡no te preocupes! También te contamos cómo puedes hacer que desaparezcan.

Has guardado los alimentos en tuppers o los has envuelto en plástico o papel de aluminio… pero a veces no es suficiente. ¿Has localizado algo que huele mal en tu frigorífico? Probablemente sea por culpa de un despiste y haya un alimento que lleve demasiado tiempo y se haya estropeado. Aunque también ha podido haber un corte de luz imprevisto.

Cajón frigorífico

Si se trata de un alimento aislado, tíralo de inmediato. A continuación, inspecciona el resto de productos que había a su alrededor, además del cajón o bandeja en el que estaba, por si hubiera que limpiarla. Fíjate en color y el olor de los otros alimentos por si se hubieran contaminado. Si es así, también tendrás que deshacerte de ellos.

En el caso de que haya muchos alimentos afectados, además de tirarlos, te recomendamos hacer una limpieza profunda del frigorífico. Para ello, tendrás que vaciarlo, desconectarlo y retirar cajones y bandejas. Puedes utilizar un paño húmedo y jabón neutro.

Una vez que hayas acabado con los olores, hay algunos ambientadores y neutralizadores del olor que puedes preparar tú mismo en casa. Nos referimos a la taza con posos de café, con bicarbonato sódico (que además reduce la humedad) o con zumo de limón, o también un trozo de carbón vegetal o bolas de papel de periódico humedecido.

También puedes hacerte con un filtro de etileno, cuyo objetivo es reducir la presencia de este gas, que acaba estropeando frutas y verduras prematuramente. Aunque, si tienes uno de nuestros frigoríficos con tecnología VitaFresh, podrás asegurarte una conservación perfecta hasta 3 veces más tiempo que en un frigo convencional.

VitaFresh

Desde Bosch te animamos a que no esperes a que tu frigorífico huela mal para someterlo a una limpieza. Cada 2 meses es la frecuencia óptima para un correcto mantenimiento del electrodoméstico. Ten en cuenta que al almacenar alimentos, éstos acaban desprendiendo fluidos y piel. Así que, aparte de los despistes que puedas tener, es ley de vida que cada producto madure y su estado evolucione.

¿Te ha gustado?
Suscríbete a nuestro newsletter y semanalmente recibirás en tu correo nuestros mejores post.

Mediante el envío de tus datos personales confirmas que has leído y aceptas la política de privacidad. Aviso legal

Sobre el autor

Sabemos que hay muchas cosas que no podemos contarte en un manual, por eso hemos abierto este blog. Te queremos ayudar a sacar el mayor partido a tus electrodomésticos con nuestros mejores trucos y consejos. Esperamos que preguntes lo que necesites, porque estamos a tu disposición para resolver todas tus dudas.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.