No hay nada como una dieta equilibrada a base de alimentos frescos. Pero debemos prestar atención a su conservación, pues están cargados de nutrientes que podrían verse alterados.

Tal es el caso de las frutas y las verduras. Seguro que más de una vez has visto como un champiñón ha pasado de ser blanco a marrón después de haber sido cortado. Lo que le sucede es que, al entrar en contacto con el oxígeno del aire, sus enzimas se oxidan. Durante este proceso conocido como pardeamiento enzimático no sólo se transforma el color original del producto, sino que también pierde sabor y se disminuye su valor nutricional.

Así es. La mayoría de las vitaminas, como la vitamina C, son sensibles al calor y cuando son expuestas al aire comienzan a perder sus propiedades. De ahí surge el famoso consejo de que se debe consumir rápidamente el zumo de naranja una vez se ha exprimido.

Verduras

Champiñones, aguacate, manzanas, patatas, alcachofas, algunos mariscos… Son muchos los alimentos que experimentan esta oxidación. Pero hay algunos consejos que puedes seguir para evitarla y reducirla. ¡Sigue leyendo!

  • Una correcta conservación es fundamental. Es muy importante que guardes los alimentos frescos en el frigorífico. Sólo ahí serán capaces de mantener intactas sus propiedades. Y, si cuentan con nuestra tecnología VitaFresh, lo harán hasta tres veces más tiempo. En caso de que el alimento ya haya empezado a oxidarse estando fuera, la baja temperatura del frigorífico ayudará a frenar el proceso.

 

  • Como te decíamos, la oxidación comienza en el momento en que cortas un alimento y lo expones al aire. Para evitarlo, recuerda guardarlo como una pieza entera. Córtalo únicamente cuando vayas a consumirlo.

 

  • Si has cortado el alimento pero no vas comértelo entero, frota con limón la parte que ha quedado desprotegida de la piel o la cáscara, guárdalo en un recipiente hermético y mételo en el frigorífico. La acidez del limón ayudará a frenar la oxidación.

Cajón frigorífico Bosch

  • ¿Estás cocinando y has cortado unos alimentos que todavía tienes que reservar? En lugar de dejarlos al aire libre, sumérgelos en una olla con agua fría y sal para que no se vean afectados durante la espera.

 

  • Cuando vengas de la compra, saca los productos de las bolsas o bandejas y guárdalos directamente en los cajones del frigo. De lo contrario, contribuirías a que maduraran antes de tiempo y que su oxidación se acelerara.

 

  • Otra opción es congelar el producto. Al disminuir bruscamente la temperatura evitarás la oxidación. Eso sí, te aconsejamos utilizar esas frutas y verduras congeladas para preparar batidos o zumos, pues su textura y sabor pueden percibirse diferentes a lo habitual si se toman como piezas enteras.

 

¡Actúa con rapidez y disfruta de tus alimentos intactos durante más tiempo!

¿Te ha gustado?
Suscríbete a nuestro newsletter y semanalmente recibirás en tu correo nuestros mejores post.

Mediante el envío de tus datos personales confirmas que has leído y aceptas la política de privacidad. Aviso legal

Sobre el autor

Sabemos que hay muchas cosas que no podemos contarte en un manual, por eso hemos abierto este blog. Te queremos ayudar a sacar el mayor partido a tus electrodomésticos con nuestros mejores trucos y consejos. Esperamos que preguntes lo que necesites, porque estamos a tu disposición para resolver todas tus dudas.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.