Como habrás oído más de una vez cuando ibas al colegio: “Cada maestrillo tiene su librillo”. O lo que es lo mismo, cada uno tenemos nuestros gustos, manías y cosas que nos funcionan mejor. Y en la cocina no iba a ser menos.

¿Qué le pides tú a tus electrodomésticos? Si has sido de vitrocerámica toda la vida pero ahora te apetece cambiar y te estás debatiendo entre una placa de inducción o una de gas, a continuación te explicamos cuál es mejor para ti.

“Soy una persona práctica”                 

Si priorizas tu tiempo y la sencillez frente a todo lo demás, entonces lo que encaja contigo es la inducción. Gracias a esta tecnología el calentamiento se alcanza rápidamente, pues éste se produce directamente en el fondo del recipiente y sin necesidad de alcanzar temperaturas tan altas como en las vitrocerámicas. En nuestras placas, incluso dispones de la función Sprint, que aumenta la potencia un 50% durante 10 minutos para que no tardes nada en calentar grandes cantidades de líquidos como agua.

Placa de inducción

También hay un sustancial ahorro de energía, ya que sólo se calienta la zona del recipiente. Esto también las convierte en una opción súper segura, ya que no tendrás que temer por trapos olvidados en la superficie del fuego ni por quemarte la mano.

Por último, las placas de inducción son muy fáciles de limpiar. Como sólo son un foco de calor en contacto con el material ferromagnético, si algo de comida se derrama sobre ellas no se calentará ni se quedará pegada. Sólo necesitarás un paño húmedo para eliminar el resto sin necesidad de rascar.

Si lo único que te echa para atrás es tener que comprar una nueva batería de cocina ferromagnética, no te preocupes. Hasta el 15 de diciembre puedes aprovecharte de nuestra promoción en la que te regalamos una.

“Me gusta la precisión en la cocina”

En los últimos años, el gas ha vuelto a ser popular porque nos proporciona una cocina con más matices. El contacto directo con el fuego y la regulación de la llama nos permite controlar más la cocción del alimento, por lo que una placa de gas hará las delicias de los alumnos más aventajados en cocina.

Placa de gas

Igual que en la vitrocerámica, el gas también admite recipientes de diversos materiales. Y, como en la inducción, el calor se transmite rápidamente. Nuestros modelos cuentan con el control FlameSelect, con 9 niveles de potencia para ajustar la llama. Hasta puedes cocinar con dos llamas a la vez si necesitas un extra de fuerza.

En cuanto a la seguridad, con nuestro sistema GasStop no tendrás que preocuparte por posibles escapes, pues él mismo cierra el paso de gas si detecta que no hay llama. La limpieza te llevará más tiempo que en el caso de la inducción, por eso te recomendamos llevarla a cabo después de cada uso si no quieres que se acumulen restos cada vez más difíciles de quitar.

Si no sabes por cuál decidirte, te presentamos las placas Dominó, con las que podrás combinar varias placas de inducción, vitrocerámica, gas, grill o Teppan Yaki de 30 o 40 cm. O también añadir a tu placa de 60, 70 o 90 cm cualquiera de los modelos Dominó.

Placas dominó

Esperamos que hayas averiguado cuál va a convertirse en tu nueva aliada para cocinar. ¡Ahora tus recetas estarán más deliciosas que nunca!

¿Te ha gustado?
Suscríbete a nuestro newsletter y semanalmente recibirás en tu correo nuestros mejores post.

Mediante el envío de tus datos personales confirmas que has leído y aceptas la política de privacidad. Aviso legal

Sobre el autor

Sabemos que hay muchas cosas que no podemos contarte en un manual, por eso hemos abierto este blog. Te queremos ayudar a sacar el mayor partido a tus electrodomésticos con nuestros mejores trucos y consejos. Esperamos que preguntes lo que necesites, porque estamos a tu disposición para resolver todas tus dudas.

2 Comentarios

  1. olimpia galvez

    siempre se ha de poner una cuchara de acero inoxidable cuando calientas líquidos en el microondas? gracias

    Responder
    • Tu equipo Bosch

      Hola Olimpia, gracias por contactar con nosotros. Al calentar líquidos en el microondas pueden llegar al estado de ebullición, es decir, se puede alcanzar la temperatura de ebullición sin que aparezcan las burbujas de vapor habituales. Con tan solo un movimiento brusco del recipiente puede hacer que el líquido salpique y cause quemaduras. Al introducir una cucharilla en el recipiente se evita que llegue al estado de ebullición. La cucharilla es la única excepción en la que recomendamos meter un objeto metálico en el microondas, ya que por su forma no va a afectar al correcto funcionamiento del aparato. Es importante que sea una cuchara, ya que un objeto con forma distinta, como por ejemplo un tenedor, podría producir chispas y dañar el microondas. Esperamos haberte ayudado, estamos a tu disposición. Un saludo.

      Responder

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.