¿Te encuentras en ese momento de buscar lavadora nueva? ¡En Bosch queremos ayudarte! Ésta es una decisión importante al tratarse de un electrodoméstico que se usa con mucha frecuencia. ¿Sabías que puedes elegir entre dos tipos? De carga frontal o de carga superior. A continuación, te contamos qué diferencias hay entre ellas.

  • El funcionamiento es distinto. En las lavadoras de carga frontal, el tambor se llena de una mezcla de agua y espuma y gira, haciendo girar también a la ropa. Por el contrario, en las lavadoras de carga superior se crea una especie de torbellino con la ayuda de los agitadores. Habitualmente, éstas necesitan llenar por completo el tambor de agua, pero en el caso de nuestras lavadoras de carga superior, son capaces de detectar la carga y adaptar el consumo de agua.

Lavadora de carga superior de Bosch

¿Y si se te ha olvidado alguna prenda? Una de las características habitualmente asociadas a las lavadoras de carga superior es que puedes añadir ropa con el ciclo empezado y en funcionamiento. Para suplir esta necesidad, nuestras lavadoras de carga frontal incluyen la función Pausa+Carga con la que consigues lo mismo.

  • Además del mecanismo, el tiempo es determinante en la eficiencia del electrodoméstico. Las lavadoras de carga frontal trabajan a más revoluciones por minuto (hasta 1400, a diferencia de las 1200 de las de carga superior), lo que consigue que los ciclos de lavado sean más breves, algo que se traduce en un menor consumo. Por otro lado, durante el centrifugado, la vibración suele ser más elevada en éstas que en las de carga superior. Aunque gracias al motor EcoSilence que hay en nuestras lavadoras de carga frontal, la fricción y el ruido desaparecen.

 

  • El tamaño también debe ser una de las características a las que prestes atención. Las lavadoras de carga superior son más compactas, lo que las hace recomendables para espacios pequeños. Aunque, por consiguiente, la capacidad también es menor. En Bosch, las de carga frontal soportan hasta 9 kg, a diferencia de los 7 kg que aguantan las de carga superior. Es en este punto donde debes tener en cuenta cuántos sois en casa y con qué frecuencia la usáis.

Lavadora de carga frontal de Bosch

  • La diferencia más reconocible es la puerta, un detalle directamente relacionado con su instalación. En el caso de las lavadoras de carga superior, es indispensable que la superficie esté despejada, pues es ahí donde se mete la carga. Sin embargo, las de carga frontal son totalmente integrables, lo que te da libertad de colocarla bajo la encimera o bajo un mueble, o en columna con la secadora, de manera que se aprovecha el espacio al máximo.

 

  • Si nos fijamos en la ergonomía, la más adecuada para la espalda es la lavadora de carga superior, pues nos facilita meter la ropa sin necesidad de tener que agacharnos. Para personas con problemas de movilidad o de edad avanzada, éste se convierte en un detalle muy importante.

 

  • Por último, el diseño también diferencia a ambas lavadoras. La de carga superior tiene una estética más clásica y discreta, que bien podría parecer un armario si se mira de frente. La frontal incluye la puerta con el característico ojo de buey y, además de en blanco, también está disponible en acero inoxidable, de manera que capta más atención.

 

¿Lo tienes claro? ¡Esperamos haberte sido de ayuda!

¿Te ha gustado?
Suscríbete a nuestro newsletter y semanalmente recibirás en tu correo nuestros mejores post.

Mediante el envío de tus datos personales confirmas que has leído y aceptas la política de privacidad. Aviso legal

Sobre el autor

Sabemos que hay muchas cosas que no podemos contarte en un manual, por eso hemos abierto este blog. Te queremos ayudar a sacar el mayor partido a tus electrodomésticos con nuestros mejores trucos y consejos. Esperamos que preguntes lo que necesites, porque estamos a tu disposición para resolver todas tus dudas.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.