Tener un lavavajillas en casa supone una gran ayuda cuando llega la hora de limpiar. Sin embargo, a veces tenemos dudas a la hora de elegir el producto de limpieza. ¿Qué tipo de detergente hay que usar? A continuación, te contamos las diferencias que hay entre uno y otro.

detergente en pastillas para lavavajillas

Si no quieres preocupaciones, ésta es una buena opción. El detergente en pastillas es una solución integral que incluye sal, detergente y la acción del aclarado.

Todo lo que hay que hacer es poner una de estas pastillas antes de cada ciclo en el dispensador del detergente, con la comodidad de olvidarnos de tener que calcular la dosis. Nuestro consejo es no decantarse por la pastilla más barata, ya que hay más probabilidades de que con el tiempo acabe corroyendo los vasos o no disolviéndose bien.

  • Detergente líquido: económico… pero no plenamente satisfactorio.

detergente líquido para lavavajillas

Medir la cantidad de forma precisa en el dispensador es más sencillo con este detergente. Aunque debes tener en cuenta que, para obtener los mejores resultados de limpieza, hay que combinarlo con sal y algún producto para aclarar.

El inconveniente es que el líquido limpia de manera menos eficiente en comparación con las pastillas o el detergente en polvo. Por otra parte, la mayoría de líquidos son perjudiciales para el medio ambiente, pues contienen un alto contenido en surfactantes, que son los elementos que generan la espuma.

  • Detergente en polvo: un modo económico de lavar.

detergente en polvo para lavavajillas

Una forma muy barata y eficiente para lavar la vajilla es el detergente en polvo. Una de las ventajas de éste es que también puede ser dosificado con exactitud, ajustándose a la cantidad de platos, vasos y cubiertos que hayamos metido en el lavavajillas.

Otro punto a favor es que se disuelve muy bien. Y, lógicamente, cuanto menos detergente usemos, más económico resultará el ciclo de lavado y menos se resentirá el medio ambiente. Un consejo:añade sal y productos para el aclarado.

  • ¿Y si no te queda detergente en casa?

A todos nos ha pasado: después de un largo día, el lavavajillas está lleno y listo para que lo pongamos en marcha. Vamos a por el detergente y nos damos cuenta de que se nos ha acabado.

En ese caso, en vez de lavar la vajilla a mano y gastar una enorme cantidad de agua, te proponemos algo. Pon el lavavajillas sin detergente usando agua a alta temperatura. Verás cómo la vajilla te queda bien limpia. Eso sí, ten en cuenta que este truco sólo funciona con platos no demasiado sucios y con el ciclo de lavado más caliente que tenga tu lavavajillas.

¿Te ha gustado?
Suscríbete a nuestro newsletter y semanalmente recibirás en tu correo nuestros mejores post.

He leído y acepto la Política de privacidad

Sobre el autor

Sabemos que hay muchas cosas que no podemos contarte en un manual, por eso hemos abierto este blog. Te queremos ayudar a sacar el mayor partido a tus electrodomésticos con nuestros mejores trucos y consejos. Esperamos que preguntes lo que necesites, porque estamos a tu disposición para resolver todas tus dudas.

4 Comentarios

    • Tu equipo Bosch

      Hola Delfín, gracias por contactar con nosotros. ¿Puedes indicarnos el modelo completo de tu horno? Son una serie de números y letras que empiezan por E-Nr y que encontrarás en el interior de la propia embocadura del horno. Estamos a tu disposición. Un saludo

      Responder
      • Tu equipo Bosch

        Hola Delfín, gracias por contactar remitirnos el modelo. La parrilla de tu horno no es apta para la pirólisis, para la limpieza, te recomendamos ponerla en remojo, con agua caliente y un poco de jabón, limpiando a posterior con una bayeta o cepillo. Estamos a tu disposición si nos necesitas nuevamente. Un saludo.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 He leído y acepto la Política de privacidad.