Como para todo en la vida, hay grados de precisión también a la hora de poner una lavadora. Y del cuidado con el que demos un paso u otro dependerá el resultado final e, incluso, la buena salud de nuestro aparato.

En primer lugar, los deberes comienzan fuera de la lavadora, pero tranquilos porque son la parte más fácil. Se trata de separar la ropa, de hacer clasificaciones, en función de su color, de su tejido e incluso de su grado de suciedad.

La clasificación por color es sencilla. Por un lado, la ropa de colores claros o directamente blanca; por el otro, la de tonos oscuros y la negra. La diferenciación entre tejidos muchas veces salta a la vista, pero cuando no está claro qué material tenemos en las manos siempre nos queda el recurso de la etiqueta.

Clasificación del color de la ropa

¡Últimas precauciones antes de meter la ropa en el tambor! Mucho cuidado con que no haya nada dentro de los bolsillos (esos céntimos sueltos, esos pañuelos olvidados, etc.) o poco a poco iremos perjudicando el mecanismo interno de la lavadora a medida que se obture.

También hay que prestar especial atención al peso de la ropa que queremos lavar, porque si nos pasamos de la capacidad de carga para la que está diseñada podemos no obtener los mejores resultados y estar forzando en exceso su motor. De media, en España la capacidad de carga de las lavadoras se sitúa en los 8 kilos.

Muy bien. La ropa ya está en el tambor y ahora hay que dosificar el detergente y el suavizante. Este es un tema delicado, ya que si no empleamos el suficiente el lavado no será perfecto, pero si nos pasamos de cantidad, parte de ese jabón se quedará en la ropa en forma de manchas y habrá que volver a meterla en un siguiente ciclo.

Lavadora Bosch i-DOS

La mejor herramienta para no equivocarnos en la dosificación de detergente la tienen nuestras lavadoras i-DOS, que realizan automáticamente una medición de todas las características de la colada y dosifican la cantidad necesaria de detergente y suavizante en cada lavado. Además, consigues ahorrar hasta 7.000 litros* de agua al año en aclarados extra.

A partir de aquí, cada colada exige un programa. A rasgos generales, veamos cómo debemos aplicarlos:

  • Para prendas de tejidos resistentes, el programa Algodón.
  • Si vamos a hacer una colada en la que mezclamos tejidos, es mejor el programa Mix o Sintéticos. Estos mismos sirven para los lavados de ropa oscura, si es que la lavadora no tiene específicamente el programa Ropa Oscura.
  • Y para las prendas delicadas, la mejor opción es el programa Delicado (a veces, programa Seda), que se caracteriza por funcionar a baja temperatura.

Prendas delicadas

En el caso probable de que no supiéramos muy bien por cuál decidirnos, la opción menos peligrosa y que siempre nos dará un resultado satisfactorio es la del programa Automático, a aproximadamente unos 40⁰ y no superando la hora y media.

¿Y si después de todos estos pasos nos hubiéramos dejado una prenda sin meter en la lavadora? En ese caso que no cunda el pánico, que para eso contamos con la función Pausa + Carga.

 

*Potencial de ahorro con una media de 220 cargas de lavado/año, fuente: wfk, InstituteforAppliedResearch, Informe de estudio 5132/10. Los resultados individuales pueden variar.

¿Te ha gustado?
Suscríbete a nuestro newsletter y semanalmente recibirás en tu correo nuestros mejores post.

Mediante el envío de tus datos personales confirmas que has leído y aceptas la política de privacidad. Aviso legal

Sobre el autor

Sabemos que hay muchas cosas que no podemos contarte en un manual, por eso hemos abierto este blog. Te queremos ayudar a sacar el mayor partido a tus electrodomésticos con nuestros mejores trucos y consejos. Esperamos que preguntes lo que necesites, porque estamos a tu disposición para resolver todas tus dudas.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.