Las has visto ahí, expuestas en el escaparate de la tienda, y te habrás preguntado: “¿Sirven para lo mismo?”. Y sí, tanto las planchas como los centros de planchado tienen como objetivo planchar. Pero, ¿cuáles son tus necesidades?

Planchar es una de las tareas menos populares, y aunque muchos de nosotros disfrutamos y nos relajamos con ella, para  otros se trata de una exigencia diaria por motivos laborales. Es esa clásica relación amor-odio sin la que no podemos vivir, así que te recomendamos que elijas la que más te conviene. ¿Quieres saber cuál? Te contamos las principales diferencias entre planchas y centros de planchado:

Cesto de ropa

  • Grandes cantidades y cuestión de tiempo. Los centros de planchado emplean más presión, con lo que son más potentes que las planchas. Sus calderines ayudan a crear vapor en la base de la plancha en lugar de en la suela, como las planchas tradicionales.

Además, el vapor es penetrante e intenso. Esto se traduce en que encajan genial con las familias, hogares en los que se planchan muchas prendas; pues ese extra de potencia hará que se planche más rápido que con una plancha.

Si sólo sois uno o dos en casa, una plancha puede satisfacer vuestras necesidades, aunque si eres especialmente cuidadoso con el aspecto de tu ropa y quieres resultados profesionales, el centro de planchado sería tu compañero ideal.

Plancha Bosch

  • El tipo de arruga. ¿De qué tipo de tejidos son tus prendas? Si tienes predilección por camisas y otras prendas que se arrugan con sólo mirarlas, nuestro centro de planchado te permitirá acabar con las arrugas más complicadas gracias al caudal de vapor constante y a que los golpes de vapor son mayores. 

Para prendas más fáciles y que exijan menos atención, la plancha cumplirá todas tus expectativas.

  • Cómo se mueve. En los centros de planchado, el depósito no está en la propia plancha, sino en la base del centro. Esto hace que pese menos y facilita el manejo. Según el modelo, puede ser extraíble, lo que facilita rellenarlo debajo del grifo cómodamente (¡por cierto! te recomendamos que la mitad sea agua del grifo y la otra mitad, destilada).

Centro de planchado Bosch

  • La autonomía. El depósito es más grande en los centros de planchado que en las planchas. Al disponer de más agua, no tendrás que esperar a que se genere el vapor, como sucede con las planchas si hay una gran cantidad de ropa que planchar.
  • Filosofía eco. Los centros de planchado ahorran un 40% más de agua respecto a las planchas gracias a la optimización del vapor. Además, su función Eco también consigue ahorrar energía. Pero, no te preocupes, también tenemos disponibles planchas Eco.
  • ¿Tienes espacio? Una de las diferencias más obvias entre planchas y centros de planchado es su tamaño. Para los hogares más pequeños, el tamaño compacto de la plancha será el que más encaje.

Si tu casa es amplia, quizás incluso cuentes con una habitación destinada especialmente para planchar. En ese caso, el centro de planchado será ideal para tu base de operaciones.

¿Has decidido ya? 🙂

¿Te ha gustado?
Suscríbete a nuestro newsletter y semanalmente recibirás en tu correo nuestros mejores post.

Sobre el autor

Sabemos que hay muchas cosas que no podemos contarte en un manual, por eso hemos abierto este blog. Te queremos ayudar a sacar el mayor partido a tus electrodomésticos con nuestros mejores trucos y consejos. Esperamos que preguntes lo que necesites, porque estamos a tu disposición para resolver todas tus dudas.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.