¿Este año la comida de Navidad o Nochevieja es en tu casa? Seguro que quieres sorprender a tus invitados con una deliciosa comida y con una mesa bonita y navideña.

Si este es tu caso, igual tienes un dilema, ¿qué cubertería pongo? En Bosch te decimos, ¡la buena, es una ocasión especial! Si estás dudando porque luego no quieres fregar a mano los cubiertos, debes saber que sí puedes poner la cubertería buena en el lavavajillas.

Tu cubertería buena, si es de acero inoxidable, la puedes poner en el lavavajillas porque es de un material que resiste la corrosión. No te aconsejamos que utilices el lavavajillas si es de plata ya que no es un material recomendado para lavar a altas temperaturas. Para que el resultado de lavado sea perfecto y los cubiertos queden impecables, te recomendamos seguir estos pasos.

1. Revisa el nivel de sal y de abrillantador en el lavavajillas.

El abrillantador mejora el secado de la vajilla, además de darle un acabado brillante que reluce cuando los cubiertos son de acero inoxidable. No te olvides de la sal, si los niveles son bajos, o te lo indica tu lavavajillas, repón con sal para lavavajillas. Es muy importante, especialmente si vives en una zona con agua dura.

2. Pon los cubiertos en el lavavajillas

Fundamental, ¡claro! Sobre cómo ponerlos: con el mango arriba, hacia abajo, separando por tipo de cubierto en los compartimentos del cesto… no hay nada escrito. Si tienes un lavavajillas con bandeja para cubiertos, como los lavavajillas con 3ª bandeja VarioDrawer Pro tan solo tienes que ponerlos ordenados. Las varillas actúan como separador evitando que se peguen los cubiertos y favoreciendo la circulación del agua para retirar los restos. Si tienes una cesta para cubiertos intenta separar y no mezclar, por ejemplo, las cucharas y los tenedores.

Lavavajillas Bosch con tercera bandeja

3. No esperes a lavar los cubiertos

Es probable que después de una comida familiar puedas llenar todo el lavavajillas, sea lavavajillas de 60 cm o uno de 45 cm. Es importante que no dejes los cubiertos mucho tiempo esperando a ser lavados para que los restos de comida no se incrusten. Recuerda que no hace falta enjuagar la vajilla, pero si retirar cualquier resto.

4. Sécalos bien.

Si en casa tienes un lavavajillas con Zeolitas, despreocúpate. Estos minerales que tienen una superficie porosa, absorben y almacenan la humedad, además de desprender calor. De este modo, toda tu cubertería buena, saldrá perfectamente seca y con un acabado brillante.

Si tienes otro tipo de lavavajillas, abre la puerta lo antes posible después de que haya terminado el ciclo de lavado para que no queden manchas de humedad. A continuación, antes de guardarlos sécalos uno a uno con la ayuda de un trapo limpio para darles un Para asegurarte de que no queden manchas, con los lavavajillas con Zeolitas, puedes abrir la puerta inmediatamente y al sacarlos de la bandeja, pasarlos por un trapo limpio por si quieres terminar un último repaso antes de guardarlos.

Tus platos saldrán limpios, secos y listos para la siguiente comida familiar. Ve poniendo la mesa, encendiendo el horno y sacando las copas.

¿Te ha gustado?
Suscríbete a nuestro newsletter y semanalmente recibirás en tu correo nuestros mejores post.

Mediante el envío de tus datos personales confirmas que has leído y aceptas la política de privacidad. Aviso legal

Sobre el autor

Sabemos que hay muchas cosas que no podemos contarte en un manual, por eso hemos abierto este blog. Te queremos ayudar a sacar el mayor partido a tus electrodomésticos con nuestros mejores trucos y consejos. Esperamos que preguntes lo que necesites, porque estamos a tu disposición para resolver todas tus dudas.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.