Seguro que tú también te has dado cuenta. En los últimos años ha crecido el interés por determinados cereales que eran poco habituales en Occidente. La búsqueda de una vida saludable que nos haga sentir bien, además de tener la energía suficiente para afrontar el día, ha traído a nuestras vidas los llamados superalimentos, muy ricos en nutrientes.

Proteínas, vitaminas, fibra, minerales, antioxidantes… Todo concentrado en pequeños granos que puedes combinar con verduras y otros alimentos de la dieta habitual. Como la rapidez del día a día a veces puede hacer que nos descuidemos con la comida, los cereales son el aporte excelente para suplir esa carencia. ¿Quieres saber más? A continuación, te presentamos algunos que son tendencia.

Cereales

Quinoa.

La fiebre por los cereales comenzó con ella, aunque se trata de un pseudocereal que no proviene de la familia de las gramíneas, como sí lo hace el resto. En su lugar, la quinoa es una planta, pariente cercana de la remolacha y la espinaca. Aunque su alto contenido en almidón le proporciona ese aspecto de cereal.

Su origen está en los pueblos indígenas de los Andes y se caracteriza por ser un buen aliado para la pérdida de peso gracias a su efecto saciante. Cuando la tomes, recuerda lavarla antes para eliminar las saponinas, que le darían amargor. Después, sólo tendrás que cocinarla a temperatura baja en tu placa. ¡Es ideal para las ensaladas!

Espelta.

Hace 7.000 años que comenzó a cultivarse esta variedad de trigo en Irán, que ha sobrevivido hasta nuestros días gracias a su enorme resistencia frente a condiciones climatológicas adversas. Uno de los aspectos más valorados de la espelta es que mantiene un método de cultivo tradicional, por lo que es un verdadero producto ecológico.

Su enorme aporte de energía lo convierte en un alimento muy recomendable para deportistas. Además, el gluten en la espelta se disuelve en el agua más fácilmente que otros como el trigo, por lo que su digestión es fácil. ¿Cómo lo puedes introducir en tu dieta? Es perfecto para hacer pan, y todavía más si tienes un horno de vapor.

Pan

Avena.

También te sonará, pues es uno de los cereales más populares. De hecho, actualmente es el séptimo más cosechado del mundo. No es de extrañar, pues es rico en proteínas de alto valor biológico, o sea, que contiene todos los aminoácidos esenciales en proporciones altas.

Entre otras cosas, la avena reduce los niveles de colesterol y de azúcar en sangre, además de mejorar la retención de líquidos y favorecer el correcto funcionamiento de la tiroides. Si quieres disfrutar de ella puedes hacerlo preparando tu propio muesli para desayunar, leche de avena o añadirla a una ensalada, una sopa, etc.

Chía.

Es una de las semillas que concentran los mayores niveles de omega-3 de entre todos los vegetales comestibles que existen. México es la cuna de la chía, que al igual que la quinoa, es un cultivo de tradición indígena.

Como el resto de superalimentos que hemos mencionado, también aporta grandes dosis de energía. De hecho, chía es una palabra de origen maya que significa ‘fuerza’. Además, absorben 10 veces su peso en agua, favoreciendo una hidratación duradera. Su sabor suave y que recuerda a la nuez las hace aptas para cualquier receta, ¡incluso puedes espolvorearla sobre un plato de verduras o arroz!

 

¿Y tú? ¿Sueles tomar cereales? ¡Cuéntanos cuáles son tus favoritos y cómo los cocinas!

¿Te ha gustado?
Suscríbete a nuestro newsletter y semanalmente recibirás en tu correo nuestros mejores post.

Mediante el envío de tus datos personales confirmas que has leído y aceptas la política de privacidad. Aviso legal

Sobre el autor

Sabemos que hay muchas cosas que no podemos contarte en un manual, por eso hemos abierto este blog. Te queremos ayudar a sacar el mayor partido a tus electrodomésticos con nuestros mejores trucos y consejos. Esperamos que preguntes lo que necesites, porque estamos a tu disposición para resolver todas tus dudas.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.