Nuestros electrodomésticos también se comunican con nosotros y es importante recibir las señales. Si tu lavavajillas desprende un olor desagradable, ¿has pensado en qué te está intentando decir?

¿De dónde sale ese olor?

  • Después de varios usos, el lavavajillas puede acumular restos de comida. Siempre que puedas te recomendamos quitarlos antes de meter los platos y los cubiertos.

Aun así, si tienes uno de nuestros lavavajillas, el programa Prelavado es perfecto para esto. Consiste en un aclarado de 15 minutos en frío, sin detergente ni abrillantador.

Es una opción perfecta si hay poca carga y todavía no quieres poner en marcha el programa, pero ya hay vajilla usada dentro.

  • Algunos de esos restos también producen suciedad en el filtro, lo que hace que huela mal y no limpie correctamente la vajilla. ¿Sabes cómo limpiar tu lavavajillas? Cada 2 meses deberías limpiar el filtro. Pero, tranquilo, en cinco minutos puedes hacerlo 😉

Cómo quitar el olor del lavavajillas

  • Si tu lavavajillas no tiene zeolitas, te aconsejamos que dejes la puerta del lavavajillas abierta durante media hora una vez haya acabado el programa. Si no se ventila, en ocasiones puede formarse un exceso de humedad que se transforma en mal olor. También deberías dejarla abierta si no vas a utilizar el lavavajillas en un tiempo prolongado.

Si tienes uno de nuestros lavavajillas con zeolitas, este mineral se encargará de absorber más cantidad de humedad y también de proporcionar un secado más efectivo.

Quitar olor lavavajillas

  • Las altas temperaturas también son muy eficientes con la suciedad, algo que consigue la función HigienePlus de nuestros lavavajillas. Es una buena manera de prevenirla, y con ella, los malos olores. Al igual que la función VarioSpeed, que eleva la temperatura y la presión para conseguir acabar con los restos.

Además, hay algunos remedios caseros contra el mal olor que pueden servirte como complemento a los programas del lavavajillas y a la rutina de su limpieza. Por ejemplo, puedes introducir cáscara de algún cítrico como el limón, bicarbonato de sodio, o también verter una taza de vinagre y seleccionar el programa de máxima temperatura.

Si sigues esta rutina ya no tendrás que encontrarte con olores molestos. Cuida a tu lavavajillas 😉

¿Te ha gustado?
Suscríbete a nuestro newsletter y semanalmente recibirás en tu correo nuestros mejores post.

Sobre el autor

Sabemos que hay muchas cosas que no podemos contarte en un manual, por eso hemos abierto este blog. Te queremos ayudar a sacar el mayor partido a tus electrodomésticos con nuestros mejores trucos y consejos. Esperamos que preguntes lo que necesites, porque estamos a tu disposición para resolver todas tus dudas.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.