A veces nos encontramos con que la secadora hace algo que se sale de lo previsto. Pues bien, en muchas ocasiones podemos darle solución nosotros mismos. E incluso podemos prevenirlo con un buen mantenimiento.

A menudo se trata de fallos que cometemos sin darnos cuenta. Y no pasa nada, basta con que no los sigamos repitiendo. A continuación, exponemos dos situaciones que seguro que habéis vivido en casa.

  • Termina el ciclo y la ropa no está del todo seca.

En estos casos, el problema puede estar en el momento de poner la lavadora. Y es que, si nos pasamos con la cantidad de suavizante, es posible que después los sensores de la secadora se encuentren con unos “datos” descompensados. Si eres de los que les cuesta averiguar cuánto detergente y suavizante echar, descubre las lavadoras i-DOS con dosificación automática. Por otra parte, siempre es buena medida que el centrifugado supere las 800 revoluciones por minuto.

solucionar problemas secadora

También puede suceder que hayamos dejado demasiado tiempo la ropa en el interior del tambor con la puerta cerrada. En ese caso hay bastantes probabilidades de que se haya condensado algo de humedad. Así que deberías sacar la ropa o, si no te da tiempo, al menos deja la puerta abierta.

Además, un gesto sencillo y muy recomendable es mezclar en el tambor prendas de diferentes tamaños. De ese modo, el calor llega a todos los recovecos de un modo mucho más eficiente.

Otra posibilidad bastante habitual, si la ropa no está lo suficientemente seca, es que el filtro esté obstruido. Lo aconsejable es limpiarlo después de cada ciclo, pues cuando está sucio no sólo hace que la ropa tarde más en secarse y se seque peor, sino que eleva el consumo energético de la secadora.

  • Termina el ciclo y la ropa está muy arrugada.

Normalmente esto sucede porque metemos en la secadora una carga superior a la que el manual de instrucciones aconseja.

solucionar averías secadora

Así que basta con que nos ciñamos a la carga que recomendada. Si además seleccionamos un ciclo de temperatura no muy elevada, seguro que los resultados serán perfectos.

De todas formas, si la secadora cuenta con una función de protección antiarrugas, las probabilidades se reducen enormemente.Y lo mismo sucede si la capacidad de carga es grande.

Por último, atención a la temperatura ambiente. Si la secadora está instalada en un entorno por debajo de los 5ºC es posible que le cueste ponerse en marcha. Y, si está por encima de los 30ºC, el tiempo de secado puede alargarse.

Ahora que ya conoces todos los secretos de tu secadora, cuídala como se merece.

¿Te ha gustado?
Suscríbete a nuestro newsletter y semanalmente recibirás en tu correo nuestros mejores post.

Mediante el envío de tus datos personales confirmas que has leído y aceptas la política de privacidad. Aviso legal

Sobre el autor

Sabemos que hay muchas cosas que no podemos contarte en un manual, por eso hemos abierto este blog. Te queremos ayudar a sacar el mayor partido a tus electrodomésticos con nuestros mejores trucos y consejos. Esperamos que preguntes lo que necesites, porque estamos a tu disposición para resolver todas tus dudas.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.