Una de las técnicas de cocina más antiguas y tradicionales es cocinar a la sal. Entre sus muchos beneficios, destaca por ser un método de cocción muy sano, ya que conserva los nutrientes de los alimentos, que se cocinan en su propio jugo y conservan el sabor natural, y también versátil porque a la sal se pueden cocinar pescados, carnes, e incluso verduras. Aunque la técnica sea la sal, es un plato que pueden comer todos, también aquellos con la tensión alta, ya que los alimentos sólo absorben la sal necesaria para la cocción, el resto actúa como una protección para cocinarlos.

Para cocinar a la sal, que es sano y muy saludable, hay unos trucos que siempre debes tener en cuenta. Sólo con ellos la receta quedará en su punto, sabrosa y la mar salada ;).

1. Usa una sal marina gruesa ya que favorece una cocción más rápida.

2. Pon el pescado, la carne o las verduras sobre una cama de sal con unas hierbas aromáticas como tomillo, albahaca o romero.

3. Humedece ligeramente la sal a medida que la vayas poniendo para que la costra sea más dura.

4. Precalienta el horno y hornea el plato a 200 – 250ºC. Es importante que la temperatura sea alta para que la costra se seque rápidamente y conserve los nutrientes de los alimentos mientras por dentro queda jugoso.

5. Sigue las proporciones y respeta el tiempo de cocción. Normalmente, la sal necesaria es el doble del peso del alimento. Por lo que respecta al tiempo, debemos calcular unos 20 minutos de cocción en el horno por cada kilo. Para que te orientes, para los pescados se necesitan una media hora, para la carne 60 minutos y para las verduras 20 minutos. Eso sí, tú mejor que nadie conoces tu horno y sabes cuáles son los tiempos que necesita.

6. No abras el horno durante la cocción para que la temperatura sea constante y no se vea alterado el proceso.

¿Qué se puede cocinar a la sal?

1. Verduras

Cebolla a la sal

Puedes cocinar verduras, como hicieron los hermanos Torres, en Torres en la Cocina, preparando una cebolla a la sal. ¿Quieres la receta? Nadie mejor que ellos para que nos la cuenten y veamos cómo la preparan en este vídeo.

Te contamos algunos trucos de Sergio y Javier para esta receta. Para las verduras a la sal, hay que lavarlas para retirar posibles restos, y también secarlas para que la cocción sea efectiva, pero no hay que pelarlas. Lo haremos una vez estén cocidas.

Sergio y Javier recubren la cebolla entera, y sin pelar, con una mezcla de sal, caldo y hierbas aromáticas. De este modo favorecen la creación de crosta más rápidamente y además, la cebolla absorbe el sabor del caldo y las hierbas aromáticas. ¡Es una muy buena idea!

2. Pescados

Trucos para cocinar a la sal: sano y saludable

Ésta es una técnica que tradicionalmente se ha utilizado para cocinar pescados como la dorada o la lubina. Para cocinar, por ejemplo, una dorada a la sal, no hace falta que les quites las escamas, ya que actúan como capa protectora en la cocción y evita que el pescado quede seco. Hay que limpiarlo, pero no abrirlo del todo. Lo recomendable es que los pescados estén lo más enteros posibles. Para limpiarlos, puedes quitarles las vísceras y cortar las aletas. A continuación, cúbrelo con sal gruesa humedeciéndola de vez en cuando y ponlo en el horno durante unos 30 minutos. Una vez esté cocinado, es muy importante romper la costra y retirar cualquier resto de sal. Lo servimos todavía caliente en el plato con una guarnición de verduras asadas, patata y cebolla, que también puedes hacer a la sal.

3. Carne

Carne a la sal

Por último, también puedes cocinar carne a la sal. En este caso, lo más recomendable es utilizar una pieza entera de lomo o solomillo. La elaboración a seguir es la misma que con las verduras y el pescado, aunque en este caso, se recomienda que después de quitar la sal esperemos unas horas antes de servir la carne para que esté más sabrosa. Se puede servir con guarnición de verduras o una salsa de zanahorias y pimiento.

Para la costra, ya te hemos contado que puedes poner la sal directamente humedeciéndola con un poco de agua, también puedes seguir el método de Torres en la Cocina,  o cubrir el alimento con sal mezclada con una clara de huevo, o añadiendo unas cucharadas de harina mezclándolo bien y poniéndolo por encima del alimento.

Y olvídate del horno, come tranquilamente tu receta a la sal, porque el horno se limpia solo.

¿Te ha gustado?
Suscríbete a nuestro newsletter y semanalmente recibirás en tu correo nuestros mejores post.

Mediante el envío de tus datos personales confirmas que has leído y aceptas la política de privacidad. Aviso legal

Sobre el autor

Sabemos que hay muchas cosas que no podemos contarte en un manual, por eso hemos abierto este blog. Te queremos ayudar a sacar el mayor partido a tus electrodomésticos con nuestros mejores trucos y consejos. Esperamos que preguntes lo que necesites, porque estamos a tu disposición para resolver todas tus dudas.

2 Comentarios

  1. Pilar

    He comprado un el horno multifunción y vapor 100 por cien y ahora tengo que aprender a usarlo.

    Responder
    • Tu equipo Bosch

      Hola Pilar, gracias por contactar con nosotros. Ya verás como le sacarás el máximo partido a tu nuevo horno, puedes ver algún truco de cocina aquí

      Responder

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.