Estás preparando la cena cuando de repente empiezan a saltarte las lágrimas… ¿te suena? Seguro que cada vez que decides darle un toque de sabor a tus platos con un poco de cebolla, te pasa lo mismo. Olvídate de las gafas de bucear, si lo que quieres es dejar de secarte las lágrimas mientras cocinas. Sigue los siguientes consejos que te proponemos, ¡notarás la diferencia!

  • Escoge bien las cebollas: Cuando estés en el supermercado fíjate bien en cuáles son las mejores cebollas. Para evitar llorar te recomendamos comprarlas pequeñas, de calidad extra, de piel fina y sobre todo maduras.
  • Lávalas a conciencia: Si lavas bien las cebollas antes de quitarles la piel evitarás llorar cuando empieces a cortarlas.
  • Tabla de cortar, indispensable: Utiliza una buena tabla para cortar. A poder ser de resina, ya que ayuda a mantener la cebolla y sus aceites lejos de los ojos.
  • Utiliza un cuchillo adecuado: Para evitar que se nos salten las lágrimas al cortar cebolla debemos utilizar un cuchillo específico: con tamaño profesional, bien afilado y sin muescas en su hoja. Con un cuchillo de estas características conseguirás cortar la cebolla sin que salten los jugos que afectan a nuestras mucosas, y por lo no tanto, no llorarás.
  • En el corte, está el truco: Existe un corte con el que evitarás que te lloren los ojos. Consiste en hacer dos cortes, uno en la base y otro en el tallo. Después, realiza un corte transversal, cortando la cebolla en dos. Así, podrás retirar la primera capa de piel más fácilmente. Una vez cortada en dos partes, retira los desperdicios y elige el corte que prefieras para cocinarla, por ejemplo en cascos o jardinera. Para ello puedes consultar la guía de cortes para verduras que hemos preparado para ti.

Ahora ya conoces los mejores trucos para disfrutar de la cebolla en tus recetas sin que tus ojos sufran. Para conseguir los mejores resultados en tus sofritos prueba el control de temperatura de nuestras placas, que te avisa cuando el aceite tiene la temperatura idónea para introducir los alimentos. ¡Bon appetit!

¿Te ha gustado?
Suscríbete a nuestro newsletter y semanalmente recibirás en tu correo nuestros mejores post.

Mediante el envío de tus datos personales confirmas que has leído y aceptas la política de privacidad. Aviso legal

Sobre el autor

Sabemos que hay muchas cosas que no podemos contarte en un manual, por eso hemos abierto este blog. Te queremos ayudar a sacar el mayor partido a tus electrodomésticos con nuestros mejores trucos y consejos. Esperamos que preguntes lo que necesites, porque estamos a tu disposición para resolver todas tus dudas.

2 Comentarios

  1. Carolina

    Lo descubrí hace muchos años, siendo pequeña. Estaba muy constipada y me di cuenta que prácticamente no me molestó nada cortar las cebollas, así que desde entonces, cuando corto cebollas respiro por la boca y no me molesta ni la mitad. Tiene su explicación científica, los ojos, la nariz y la boca están todos conectados, pero ojos y nariz están mucho más cerca que los ojos y la boca, ya que las glándulas lagrimales, situadas en la parte superior externa de cada órbita, su vez están situadas casi al principio del sistema nasal. Probadlo, es un truco sencillo y que funciona

    Responder
    • Tu equipo Bosch

      ¡Muchas gracias por tu consejo, Carolina! Lo pondremos en práctica cuando preparemos nuestro próximo sofrito. Estamos a tu disposición. Un saludo.

      Responder

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.