Después de un día cargado de actividades, no hay nada como sentir que la cama te abraza cuando te tumbas sobre ella por la noche. Y gran parte de esa sensación dependerá de las sábanas.

A priori, algunos pensarán que no merece la pena planchar las sábanas, pues es fácil que surjan nuevas arrugas cuando te metes en la cama. Pero, ¿qué hay de esa reconfortante sensación de suavidad? El verdadero relax y el descanso te invaden cuando tu cuerpo se siente bien. Y eso solo se consigue en un entorno confortable y limpio.

Cama

Desde Bosch te animamos a que cuides tu cama, el templo de tu descanso. Después de lavar las sábanas, acuérdate de usar tu centro de planchado. ¿Alguna vez lo has intentado y no has sabido cómo manipular una superficie tan grande? A continuación, te damos los trucos para que no te cueste nada.

  • Te resultará más sencillo planchar las sábanas si están húmedas, pues de esta manera no se forman tantas arrugas. Si están secas, puedes ayudarte del vapor de tu centro de planchado, pues una de sus grandes ventajas es el caudal de vapor potente y constante que produce.

 

  • Quizá pienses que necesitas una superficie enorme para apoyar las sábanas. Te proponemos dos opciones. Busca una mesa amplia, como la del comedor, y coloca un mantel u otra sábana encima para proteger el material.

 

La otra opción es la más recomendable, especialmente porque tú y tu espalda estaréis más cómodos. Utiliza tu tabla, a la altura adecuada para mantener una correcta ergonomía. La clave es que puedas mover la plancha sin tener que doblar la espalda ni los codos. Entonces, dobla la sábana hasta formar un rectángulo que quepa sobre la tabla y que puedas maneja fácilmente. ¡Presta atención a que no se formen pliegues!

Centro de planchado de Bosch

  • Una vez hayas planchado ambos lados, dóblala en el sentido contrario y plancha los nuevos lados. Puedes continuar el proceso, doblando cada vez en cuadrados más pequeños, hasta que consigas el tamaño deseado para guardarla en el armario. Pasa tu centro de planchado con decisión por cada cara, y las sábanas quedarán lisas y mullidas.

 

  • En el caso de las sábanas bajeras quizá experimentes un poco más de dificultad. Lo que te aconsejamos es que primero planches los laterales y después las esquinas. Para estas últimas, coloca la goma alrededor de la zona en punta de la tabla para que no se te escape, y haz las pasadas en sentido hacia la esquina.

 

  • Sobre la temperatura, dependerá del tipo de tejido del que sean las sábanas. Aquellas que son de tejidos naturales como el algodón o el lino pueden aguantar altas temperaturas y vapor. Si son de seda, aplica una plancha templada. Para las sintéticas, utiliza una temperatura baja y pasadas rápidas.

Centro de planchado

Con nuestros centros de planchado VarioComfort no te costará nada seleccionar la temperatura adecuada, pues cuenta con programas específicos para la seda, el lino y el algodón. O, por qué no, con la gama de centros de planchado EasyComfort no tendrás que elegir un programa, pues es capaz de planchar diferentes tejidos con una única temperatura que asegura su protección.

 

¡Te deseamos dulces sueños!

¿Te ha gustado?
Suscríbete a nuestro newsletter y semanalmente recibirás en tu correo nuestros mejores post.

Mediante el envío de tus datos personales confirmas que has leído y aceptas la política de privacidad. Aviso legal

Sobre el autor

Sabemos que hay muchas cosas que no podemos contarte en un manual, por eso hemos abierto este blog. Te queremos ayudar a sacar el mayor partido a tus electrodomésticos con nuestros mejores trucos y consejos. Esperamos que preguntes lo que necesites, porque estamos a tu disposición para resolver todas tus dudas.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.