Hacer una compra grande y guardar en el congelador aquellos alimentos que no se van a consumir pronto es cada vez más habitual. En este post vamos a contarte algunos trucos para descongelar tus alimentos correctamente, dependiendo, por supuesto, del tiempo que dispongas y del tipo de alimento que sea. ¿Nos acompañas?

¿Cómo descongelar las frutas?

Dependiendo del uso que vayas a darle a la fruta deberás descongelarla o no. Por ejemplo, si quieres preparar batidos o helados no será necesario descongelarla. Sin embargo, si quieres comerla directamente sí deberás hacerlo.

Si debes descongelar piezas de fruta grandes, lo recomendable es ponerlas en un envase destapado y descongelarlas en el frigorífico. Además, si la descongelas en uno de nuestros frigoríficos Nofrost, evitarás que se cree hielo en su interior al bajar la temperatura global durante el proceso de descongelación. Para las frutas pequeñas, lo ideal es guardarlas en un recipiente pequeño y, ese mismo recipiente, sumergirlo en otro más grande con agua caliente.

Sin embargo, no todas las frutas se pueden congelar. Las más adecuadas son los frutos rojos, el melocotón, los higos, el limón, el melón o la piña porque no se oxidan. Y si quieres saber cómo congelar la fruta, échale un vistazo a este post de nuestro blog.

Cómo descongelar carne

Por motivos de salud, ningún alimento debería descongelarse a temperatura ambiente, y mucho menos la carne, ya que con temperaturas de entre 4 y 60ºC pueden crecer bacterias. Existen cuatro formas correctas de descongelar la carne: en la nevera, en agua fría, en el microondas y en el horno de vapor.

Si se hace en el frigorífico, hay que asegurarse de que la temperatura del interior es de 4 o menos grados. Lo recomendable es colocarla encima de un plato para que el jugo que va a soltar la carne al descongelarse no gotee sobre el resto de alimentos. Una vez descongelada te recomendamos cocinarla lo antes posible ya que la carne descongelada se deteriora más rápidamente que la carne fresca.

La carne también puede descongelarse en agua fría, para lo que deberás meterla en una bolsa de plástico y colocarla en un recipiente con agua fría. Lo recomendable es cambiar el agua cada media hora aproximadamente. Si la pieza de carne pesa menos de un kilo, en una hora estará descongelada. Si pesa más, puede tardar hasta 2 horas.

La tercera vía es descongelar la carne en el microondas. Recomendamos descongelarla a baja potencia, de esta manera la energía del microondas penetrará hasta el centro de la carne. No obstante, nuestros microondas tienen un programa para descongelar muy intuitivo.

Y la cuarta y última forma de descongelar alimentos de forma adecuada es hacerlo en el horno de vapor, es una de las técnicas más ventajosas. El vapor hará que el calor se reparta de manera uniforme, consiguiendo que la carne no se reseque ni deforme. Si tienes uno de nuestros hornos de vapor, únicamente deberás seleccionar la función descongelar y despreocuparte del resto del proces.

 

Cómo descongelar pescado

En cuanto al pescado, lo más habitual es descongelarlo en el frigorífico. En este caso deberíamos ponerlo en el frigorífico la noche anterior al día en que lo vayamos a cocinar, porque el pescado tarda más en descongelarse que la carne. Además, lo ideal es ponerlo dentro de un recipiente tapado, ya que el hielo se descongelará, se volverá agua y, si se desparrama, podría ensuciar la nevera. Y, además, puede desprender olores perjudiciales para el resto de alimentos.

El pescado también puede descongelarse en agua fría, de la misma manera que en el caso de la carne. Si flota, recomendamos colocar un plato u otro recipiente que lo presione para hacer que quede totalmente sumergido en el agua.

Otra opción para descongelar el pescado es hacerlo en el microondas. En este caso lo ideal es ponerlo en un recipiente cerrado. De esta manera evitarás que el pescado se reseque, ya que el vapor de agua que se formará en su interior hará que se aporte ese extra de vapor que mantendrá hidratados los alimentos, evitando que se sequen.

También puedes descongelar el pescado haciendo uso del horno de vapor, al igual que ocurre con la carne.

Cómo descongelar platos cocinados

Lo recomendable a la hora de congelar platos cocinados es que no los acabemos de cocinar totalmente, para poder darles el último toque antes de comerlos. Para ello el horno de vapor es el mejor aliado, ya que podrás terminar la cocción con la función correspondiente. Además, gracias a la función regenerar podrás calentar tus platos y disfrutar de ellos como si estuviesen recién hechos.

Otra forma de descongelar platos ya cocinados es hacerlo en el microondas. Lo ideal es que no se hayan acabado de cocinar del todo porque, de esta manera, alcanzarán en el microondas su punto exacto de cocción.

Estos son, solo, algunos trucos para descongelar correctamente los alimentos. ¿Qué técnicas utilizas tú? ¡Cuéntanoslas en los comentarios o a través de nuestras redes sociales! Estaremos encantados de leerlas.

¿Te ha gustado?

Suscríbete a nuestro newsletter y semanalmente recibirás en tu correo nuestros mejores post.

 

He leído y acepto la Política de privacidad. Al introducir tu email, das tu consentimiento a BSH ELECTRODOMÉSTICOS ESPAÑA, SA (en adelante, BSH-E) para que, como responsable, trate tus datos personales para enviarte newsletters con artículos del blog. Incluimos un enlace de baja en todas ellas. Puedes ejercer tus derechos de protección de datos enviando un email a Data-Protection-ES@bshg.com.