Desde una ensalada a un filete a la plancha, pasando por unas patatas fritas, el aceite es un elemento imprescindible en la cocina. Fríe los alimentos, les aporta sabor, también sirve para condimentar…sus usos son variados, casi tanto como sus variedades. Al hablar de cocinar con aceite lo normal es que pienses en el de oliva o en el de girasol, los más utilizados, sin embargo hay muchos más, cada uno con sus propiedades y utilidad. Si quieres conocer las diez variedades más comunes y para qué utilizarlas, sigue leyendo.

Para empezar, tienes que saber que no todos los aceites sirven para todo. Equivocarte al elegir uno con el que aderezar tu ensalada puede provocar que quede sosa, o freír con uno pensado para condimentar puede dar como resultado un plato en el que el sabor del aceite se imponga sobre el de otros ingredientes, así que es importante conocer para qué usar cada uno y cuáles van a ser imprescindibles en tu cocina.

Un aviso más antes de meternos en harina o, mejor dicho, en aceite, otra manera de utilizarlo mal es trabajar con él a una temperatura inadecuada, porque perderá propiedades. Para evitarlo, nuestras placas de inducción con Perfectfry te permiten controlarla en todo momento. Solo tienes que elegir uno de los cinco niveles y la sartén se calentará a la temperatura perfecta para el cocinado. La placa se encargará de controlarla para que permanezca estable y siempre sea la adecuada. Una vez alcanzado el nivel deseado, suena una señal acústica, y se mantiene la temperatura al nivel deseado. Salud, seguridad y precisión.

Y ahora que ya sabes cómo trabajar con él, vamos a conocer los diez tipos de aceite más utilizados.

Aceite de aguacate

Sí, de la fruta de moda también se extrae aceite. Además, no solo se utiliza en cocina, también para elaborar productos cosméticos. Si quieres utilizar aceite de aguacate para cocinar, debes saber que aporta potasio, vitaminas A, D y E y que es rico en grasas monoinsaturadas, más saludables. Por su aroma afrutado es una gran opción para preparar ensaladas, y al soportar altas temperaturas antes de generar humos, también puede utilizarse en frituras.

Aceite de colza

A pesar de que su uso no es muy común en España, cocinar con aceite de colza es algo habitual en Europa. De hecho es la planta de la que se extrae aceite más cultivada en el viejo continente. Como el de aguacate, también tiene un alto contenido en grasas saludables y Omega 3.

Se usa principalmente para cocinar, ya que su falta de sabor hace que no sirva para aliñar ensaladas.

Aceite de coco

Este aceite se extrae de la pulpa del coco y su uso es muy popular entre las personas veganas, para sustituir a la mantequilla y otros productos elaborados con grasas animales. Su sabor suave y su agradable aroma lo convierten en una opción idónea para cocinar al horno, especialmente pastelería. Eso sí, tiene un alto contenido en grasas saturadas, por lo que debe consumirse con moderación.

Aceite de maíz

Es uno de los aceites más utilizados para cocinar en todo el mundo. El aceite de maíz es rico en ácidos grasos, vitamina E y Omega 6. Su sabor neutro lo convierte en un sustituto de la mantequilla en la repostería, aunque también es alto en grasas saturadas

Aceite de sésamo

Utilizar aceite de sésamo en la cocina es algo muy habitual en Asia, aunque no para freír sino para aliñar fideos, ensaladas o sopas. Se extrae de las semillas tostadas de esta planta, de ahí su color oscuro. Es la elección perfecta si quieres llevar los aromas de Asia a tu cocina

Aceite de girasol

Una de las opciones más habituales en España, el aceite de girasol se utiliza sobre todo para hacer fritos. Es una excelente fuente de ácidos grasos esenciales y es uno de los alimentos con más alto contenido en vitamina E que existen. También es el más apropiado para ligar salsas y mayonesas, porque su sabor suave respeta el del resto de ingredientes.

Aceite de palma

Tiene algo de mala fama por su pobre valor nutricional y porque se utiliza para la elaboración de muchos dulces, bollería y galletas industriales. Tiene gran contenido en grasas saturadas, por lo que se aconseja consumirlo con moderación. Su uso más común en cocina es para preparados al horno y como condimento.

Aceite de soja

Es el aceite que más se produce y utiliza en Estados Unidos, se utiliza sobre todo en comida envasada y dulces preparados. Su popularidad ha ido a menos debido a estudios que apuntan que su alto contenido en grasas produce diabetes, y obesidad, por lo que su consumo debe ser moderado.

Aceite de cacahuete

Otro de los aceites que más se utilizan en la cocina oriental. Es ligero, aromático, y rico en grasas monoinsaturadas, lo que lo convierte en un aceite ideal para frituras. Además de cocinar con aceite de cacahuete, también puedes utilizarlo para aliñar ensaladas.

 

Aceite de oliva

Seguramente hay poco que podamos contarte sobre cocinar con aceite de oliva que no sepas ya. Sus propiedades nutricionales y sus diferentes variedades lo convierten en una opción muy versátil. Ideal como aliño de ensaladas, para preparados a la plancha, y también para freír, porque su alto contenido en ácidos grasos hace que soporte las altas temperaturas sin perder propiedades.

El virgen extra se considera la mejor variedad de aceite de oliva, y contiene la mayoría de vitaminas y minerales del fruto del que se obtiene.

Ya conoces las variedades más comunes de aceite, sus propiedades y usos más recomendados, así que estás listo para elaborar las mejores recetas. Compártelas en nuestras redes sociales con el hashtag #cocinaconBosch.

¿Te ha gustado?

Suscríbete a nuestro newsletter y semanalmente recibirás en tu correo nuestros mejores post.

 

He leído y acepto la Política de privacidad. Al introducir tu email, das tu consentimiento a BSH ELECTRODOMÉSTICOS ESPAÑA, SA (en adelante, BSH-E) para que, como responsable, trate tus datos personales para enviarte newsletters con artículos del blog. Incluimos un enlace de baja en todas ellas. Puedes ejercer tus derechos de protección de datos enviando un email a Data-Protection-ES@bshg.com.