Llegas cansado a casa, tienes poco tiempo libre, las obligaciones familiares te reclaman… y lo que menos te apetece es ponerte a cocinar. Cada vez limitamos más el tiempo que dedicamos a cocinar. Si a ello le sumamos la necesidad de realizar una compra semanal, la tarea se complica. Hoy te presentamos una nueva manera de organizar tus comidas diarias y tener tiempo para todo congelando lo que cocinas. ¿Te animas?

Estamos acostumbrados a utilizar el congelador para guardar alimentos como los helados, cuya conservación requiere bajas temperaturas. También lo utilizamos para guardar productos que ya compramos congelados o sobras de comidas. Pero, ¿te has planteado alguna vez cocinar para congelar?

Cocinar para congelar es una gran idea que puede suponer una enorme ventaja en tu día a día. Se trata de dedicar un día a elaborar diferentes platos y congelarlos divididos en raciones. Con ello no solo conseguirás cuidar tu alimentación evitando caer en la comida preparada, sino que además podrás reducir tus visitas al supermercado.

Una compra eficaz

Si vas a cocinar para congelar te recomendamos que acudas al supermercado preparado. Para ello, elabora una lista con todos los ingredientes que vas a necesitar para preparar todas las comidas de las próximas dos semanas.

Ten en cuenta que, aunque los alimentos congelados conservan todas las propiedades, también es recomendable comer alimentos frescos. Así que no olvides completar tu cesta con alimentos frescos para consumir en los siguientes días. Para este tipo de alimentos, en Bosch hemos diseñado la tecnología VitaFresh que permite que tus alimentos se conserven en las mejores condiciones. Gracias a ello, los alimentos se mantienen frescos hasta el triple de tiempo.

Cocinar más para cocinar menos

Parece una contradicción, pero la realidad es que con este método dedicarás menos tiempo a cocinar y tendrás más tiempo libre durante la semana. Utiliza el fin de semana para buscar un momento tranquilo para cocinar. Se trata de preparar cuantas más elaboraciones mejor. Así que olvídate del reloj y céntrate en esta divertida tarea.

 

Prepara platos congelables

A lCongelar alimentos cocinadosa hora de seleccionar las recetas piensa en qué tipos de platos congelan bien. Puedes por ejemplo preparar hamburguesas, sopas, cremas, lasañas… Y pensar también en sus acompañamientos. Puede que no lo sepas pero el arroz o las patatas fritas también pueden congelarse.

Nuestra recomendación desde #cocinaconBosch es que prepares más cantidad de lo que consumirías en una comida. De esta manera podrás dividir las porciones en diferentes tuppers y descongelarlos diferentes días. Eso sí, recuerda que hay algunas cosas que no se pueden congelar como algunas salsas como la mayonesa o verduras como la lechuga o la rúcula y que algunos alimentos como el pescado requieren un cuidado especial.

 

 

 

Envasa y congela

Una vez tengas tus preparaciones listas, llega la hora de guardarlas en el congelador. Utiliza para ello envases que se puedan abrir y cerrar fácilmente. Utiliza pegatinas o etiquetas para apuntar el contenido del envase y la fecha en la que se ha congelado. Recuerda que si cuentas con una batidora de vaso al vacío Vitamaxx  puedes envasar al vacío tus elaboraciones. Aprovecha esta funcionalidad y los tuppers que vienen con tu batidora de vaso al vacío para preparar deliciosas recetas y congelarlas directamente.

 

Activa la función Supercongelación

Si congelas grandes cantidades de comida y tu congelador tiene la función Supercongelación, recuerda activarla. Gracias a ella tu electrodoméstico alcanzará temperaturas muy bajas para favorecer la congelación de los alimentos, incluso de grandes cantidades.

¿Cómo lo descongelo?

Llegado el momento de descongelar los alimentos, es importante tener en cuenta dos puntos, el tipo de alimento y el envoltorio que se ha utilizado para congelarlo.

Puedes descongelar los alimentos de cinco maneras diferentes;  a temperatura ambiente, en agua fría, en el frigorífico, en el horno de vapor o en el microondas y horno microondas.

Además, si has congelado tu receta en una bolsa de envasado al vacío, podrás descongelarla directamente en tu microondas o en tu horno Bosch.

Selecciona la alternativa que mejor se adapte al tipo de preparación y disfruta de tu plato.

Ahora que ya sabes por qué cocinar para congelar puede ser una gran idea, empieza a disfrutar de esta manera de organizar tu menú diario. Si tienes cualquier duda sobre cómo congelar los alimentos, no dudes en comentar en este post. Desde #cocinaconBosch estaremos encantados de poder ayudarte.

¿Te ha gustado?

Suscríbete a nuestro newsletter y semanalmente recibirás en tu correo nuestros mejores post.

 

He leído y acepto la Política de privacidad. Al introducir tu email, das tu consentimiento a BSH ELECTRODOMÉSTICOS ESPAÑA, SA (en adelante, BSH-E) para que, como responsable, trate tus datos personales para enviarte newsletters con artículos del blog. Incluimos un enlace de baja en todas ellas. Puedes ejercer tus derechos de protección de datos enviando un email a Data-Protection-ES@bshg.com.