El congelador es una increíble ayuda en la cocina. Puedes comprar comida para congelar y así evitar las visitas continuadas al supermercado o, puedes congelar las porciones que sobren en las comidas familiares.

Congelar es el proceso muy sencillo que te ayuda a preservar la comida, evitando que aparezcan bacterias nocivas. Para llevarlo a cabo, solo tienes que guardar tu comida en el congelador teniendo en cuenta algunos consejos muy simples. Se trata de un método de almacenaje cómodo y práctico que te permite conservar la comida durante un largo periodo de tiempo. Por otro lado, aprovechamos para recordarte que también hay otra técnica muy eficaz para conservar y aprovechar muy bien la comida: el envasado al vacío.

Comidas listas para congelar

Puedes ponerte manos a la obra y preparar comida para congelar… O comprar alimentos que ya lo estén. Su nombre lo dice todo: productos ultracongelados. Antes de comprarlos, revisa que la envoltura del alimento no presente ningún tipo de daño. Ten en cuenta la fecha de caducidad y trasládalos a casa en una bolsa isotérmica para que no pierdan temperatura. Cuando llegues a casa, recuerda meterlos directamente en el congelador, teniendo en cuenta que los alimentos frescos deben ir en el compartimento superior.

Congelar verduras frescas

De todo el elenco de comidas para congelar a las que solemos echar mano habitualmente, las verduras ocupan un puesto de honor. En el caso de que quieras congelar verduras frescas, tienes dos opciones: puedes escaldarlas antes de que vayan al congelador y así su aroma, sabor y color no se deteriorará. No hace falta que escaldes las berenjenas, los calabacines y los espárragos porque se pueden congelar directamente guardándolas en un recipiente apto para congelación.

De la segunda opción ya te hemos hablado: envasarlas al vacío. Para ello, puedes utilizar la cualquiera de nuestras batidoras de vacío que, además de batir y triturar, te permiten envasar los alimentos al vacío, conservando sus propiedades durante más tiempo.

Alimentos para congelar… Y otros que mejor no

¿Se puede congelar todo? La realidad es existen algunos alimentos que reaccionan mal ante el proceso de congelación. Toma nota de los alimentos que puedes congelar: Pan y bollería, pescado y marisco, carne, caza, aves, verduras y hortalizas, frutas, hierbas aromáticas, huevos sin cáscara, productos lácteos tales como queso, mantequilla y requesón, platos cocinados y restos de comidas como por ejemplo sopas, potajes, carnes o pescados cocinados, platos de patatas, gratinados y platos dulces. ¿Qué no puedes congelar? Verduras que se consumen normalmente crudas, como por ejemplo lechugas o rabanitos, huevos en su cáscara, uvas, manzanas enteras, peras y melocotones, huevos duros, yogur, leche agria, nata fresca acidulada, crema fresca y mayonesa.

Envases para congelar: también son importantes

Para mantener la frescura de los alimentos, elige siempre envases que se puedan abrir y cerrar fácilmente. Recuerda añadir una pegatina o etiqueta en cada envase para recordar qué alimento has congelado y en qué fecha. En este sentido, es importante tener en cuenta que la comida cocinada y posteriormente congelada, se mantiene en buenas condiciones durante más tiempo que los alimentos no cocinados.

¿Cómo congelo y descongelo la carne?

A la hora de congelar y descongelar carne es importante tomar una serie de precauciones. La primera resulta obvia, pero es importante que si vas a congelar una pieza de carne lo hagas cuando esta está fresca. Antes de congelarla, activa la función Super-congelación de tu congelador Bosch para que el proceso de congelación sea mucho más rápido. De esta manera, la pieza se mantendrá en buenas condiciones.

¿Y para descongelarla? Hazlo dentro del frigorífico y recuerda consumirla cuanto antes. En nuestra sección para cocinar #LikeABosch encontrarás diferentes recetas para preparar tus platos de carne. En ningún caso se puede volver a congelar.

Recuerda: no puedes congelar comidas «para siempre»

Congelar tus alimentos alarga su vida durante meses. Sin embargo, es recomendable que tengas un pequeño inventario donde tengas apuntado qué tienes dentro del congelador. Apunta las fechas en las que congelaste los alimentos frescos y las fechas de caducidad de los alimentos ultraprocesados. Adquiere el hábito de consumir comida del congelador cada cierto tiempo y no dejes que se convierta en un pozo sin fondo.

 

5/5 - (1 voto)
¿Te ha gustado?

Suscríbete a nuestro newsletter y semanalmente recibirás en tu correo nuestros mejores post.

 

He leído y acepto la Política de privacidad. Al introducir tu email, das tu consentimiento a BSH ELECTRODOMÉSTICOS ESPAÑA, SA (en adelante, BSH-E) para que, como responsable, trate tus datos personales para enviarte newsletters con artículos del blog. Incluimos un enlace de baja en todas ellas. Puedes ejercer tus derechos de protección de datos enviando un email a Data-Protection-ES@bshg.com.