SmartGrow es el sistema que te permite disfrutar de un huerto de interior en tu hogar y te ayuda a cultivar hasta veinte variedades de hierbas aromáticas y plantas comestibles de la manera más sencilla. ¿No sabes todavía de qué te estamos hablando? Ningún problema: aquí su presentación.

Es posible que este pequeño electrodoméstico también lo hayas conocido como huerto hidropónico, aunque lo realmente importante no es el nombre sino sus facilidades. Con SmartGrow no tienes que preocuparte del agua gracias a su sistema de regadío automático, puedes seleccionar el modo vacaciones si vas a estar fuera y adaptar el sistema de desarrollo y regadío. Gracias a sus módulos, se adapta al crecimiento de tus plantas y hasta te puedes permitir de presumir de tus propios tomates Cherry. A todo ello le unimos el mantenimiento: cuidarlo y limpiarlo es también una tarea de lo más sencilla.

¿Cuándo se tiene que limpiar el SmartGrow?        

Igual que sucede con cualquier otro electrodoméstico, mimar tu huerto doméstico será siempre sinónimo del mejor funcionamiento. En este caso es importante hacerlo para garantizar el crecimiento de unas plantas de gran calidad. De nada sirve tener más de 50 semillas a tu disposición sin los cuidados oportunos.

El sistema de cultivo hidropónico prescinde de la tierra, reduciendo la suciedad y evitando que te manches las manos, pero es recomendable limpiar y descalcificar el dispositivo cuando tus plantas hayan madurado completamente y las hayas recogido. Así te asegurarás de que en cada cosecha que hagas tus hierbas aromáticas, frutas y flores comestibles crecen siempre sanas y sabrosas.

Para despejar toda clase de dudas, ten en cuenta que SmartGrow se puede colocar en cualquier lugar, aunque sin estar expuesto directamente a la luz del sol. Los radiadores, el aire acondicionado o los aparatos electrónicos que estén cerca también pueden influir en las condiciones naturales de crecimiento de las plantas.

Cómo limpiar tu SmartGrow

Tras cada cosecha tendrás que limpiar tu SmartGrow. Lo primero siempre será retirar las cápsulas con los restos que queden y sacar la unidad de agua. Para eliminar toda la cal, mezcla en el recipiente una solución descalcificadora, que puedes hacer tú mismo, con una cucharada de ácido cítrico disuelta en un litro de agua caliente (como máximo a 55ºC); o utiliza uno de nuestros descalcificadores.

Ahora solo tienes que colocar la bomba de agua y la pieza superior y activar la bomba. Para eso, si tienes un SmartGrow 6, sitúa la mano sobre la cubierta luminosa durante 15 segundos hasta que la luz se ilumine en color azul; o, si tu modelo es el SmartGrow 3, pulsa el botón bajo la cubierta luminosa durante 15 segundos hasta que la luz se ilumine en color verde.

En dos minutos y medio la bomba de agua habrá hecho su trabajo y se desactivará automáticamente. A continuación, desmonta el dispositivo para limpiarlo. El bol, la bandeja de cápsulas y la unidad de agua pueden lavarse en el lavavajillas*; y la bomba de agua, la pieza superior y los módulos adicionales podrás limpiarlos con un trapo.

*Lava esas piezas a una temperatura máxima de 55ºC

¡Y Ya está! Tu SmartGrow está limpio, descalcificado y listo para darte una nueva cosecha, que debes procurar sea siempre de plantas que formen parte del mismo grupo de crecimiento y que tardarán en germinar entre 4 y 14 días.

 

¿Te ha gustado?

Suscríbete a nuestro newsletter y semanalmente recibirás en tu correo nuestros mejores post.

 

He leído y acepto la Política de privacidad. Al introducir tu email, das tu consentimiento a BSH ELECTRODOMÉSTICOS ESPAÑA, SA (en adelante, BSH-E) para que, como responsable, trate tus datos personales para enviarte newsletters con artículos del blog. Incluimos un enlace de baja en todas ellas. Puedes ejercer tus derechos de protección de datos enviando un email a Data-Protection-ES@bshg.com.