Cuando una familia se decide a comprar una secadora es porque quiere que su ropa esté siempre impecable. Por eso, limpiar bien la secadora es muy importante para evitar que aparezcan manchas indeseadas o que la ropa no quede todo lo bien que debería.

Limpiar la secadora por dentro, de una forma adecuada, es la mejor manera de asegurarse de que funciona siempre correctamente. Una secadora tiene muchas partes que deben limpiarse regularmente. Por eso hemos decidido recopilar una lista con los mejores consejos para limpiar bien tu secadora.

Vacía el depósito de agua

Lo primero que debes hacer es, lógicamente, apagar la secadora. Después, deberás retirar las prendas de su interior. Y, antes de que comenzar a limpiarla, deberás comprobar que se ha enfriado totalmente ya que, si todavía está caliente, la limpieza no será totalmente efectiva.

Una vez que hayas dado estos primeros pasos, esenciales, será el momento de vaciar el depósito de condensación del agua. Lo ideal es que hagas esto después de cada ciclo de secado ya que, de lo contrario, el siguiente programa de secado podría interrumpirse si el depósito se llena en su totalidad.

Para vaciar bien el depósito de agua, o depósito de condensación, lo primero que deberás hacer es sacarlo. Para ello, tira de él horizontalmente hacia afuera. Después deberás tirar el agua que haya en su interior y colocarlo nuevamente en la secadora, empujándolo hasta que escuches un ‘clic’.

En este vídeo se muestra detalladamente cómo vaciar bien el depósito de condensación de una secadora Bosch:

De todas maneras, si tienes una secadora Bosch con bomba de calor podrás saltarte este paso ya que incorporan un condensador autolimpiante que se limpia solo y, además, mantiene el consumo de energía constante durante toda la vida útil de la secadora. Eso sí, si la secadora no tiene conexión al desagüe, deberás vaciar el depósito de agua manualmente.

 Limpiar el filtro de la secadora

El filtro de la secadora es una pieza que evita que el polvo y las pelusas se introduzcan en los conductos interiores del electrodoméstico. Si no está bien limpio, es posible que la eficacia del secado no sea todo lo buena que debería ser. Así que toma buena nota de cómo limpiarlo.

Deberás abrir la puerta de la secadora y retirar las pelusas, si las hay. Después quita el filtro para pelusas, tirando de él hacia arriba. Una vez que lo hayas hecho, retira las pelusas del filtro y comprueba que no caen en el interior del electrodoméstico. Seguidamente abre el filtro y retira todas las pelusas que queden, aclarando la pieza bajo el agua corriente o limpiándola en el lavavajillas.

Secadora Bosch

Limpiar tu secadora reduce el gasto

Además del depósito de agua y del filtro de la secadora, también deberás limpiar el condensador y el sensor de humedad.

Si el condensador, también llamado intercambiador de calor, está sucio, puede aumentar el tiempo de secado por lo que el consumo energético de la secadora sería mayor y, en consecuencia, también el gasto de electricidad. En el caso de la bomba de calor, al ser autolimpiante, no tienes que preocuparte por ello y consigues mantener la eficiencia energética durante toda la vida útil de la secadora.

Por su parte, el sensor de humedad tiene como principal misión detectar el nivel de humedad de la ropa, para ajustar el grado de secado y, por tanto, los ciclos de secado. También es conveniente limpiarlo a menudo, al menos una vez por semana. El sensor de humedad está situado en la parte inferior del tambor, debajo del filtro de la puerta. Para limpiarlo puedes utilizar un estropajo. Limpiarlo bien evitará que se acumule la humedad, creándose cal o moho en su interior y, en consecuencia, un incorrecto funcionamiento.

Por último, también es conveniente que limpies el interior de la secadora, es decir, el tambor. Es la parte principal del electrodoméstico, por lo que debe estar impoluta para que no se manche la ropa. Puedes limpiarlo con un trapo impregnado en jabón, aclarándolo después con un paño húmedo.

Cuidar y mantener la secadora en buen estado te permitirá ahorrar energía, costes y alargar su vida útil evitando así las siempre inoportunas reparaciones.

Si todavía tienes alguna duda sobre cómo limpiar tu secadora por dentro, no dudes en ponerte en contacto con nosotros. ¡Responderemos encantados a todas tus preguntas!

¿Te ha gustado?

Suscríbete a nuestro newsletter y semanalmente recibirás en tu correo nuestros mejores post.

 

He leído y acepto la Política de privacidad.
Al introducir tu email, das tu consentimiento a BSH ELECTRODOMÉSTICOS ESPAÑA, SA (en adelante, BSH-E) para que, como responsable, trate tus datos personales para enviarte newsletters con artículos del blog. Incluimos un enlace de baja en todas ellas. Puedes ejercer tus derechos de protección de datos enviando un email a Data-Protection-ES@bshg.com.