La agradable sensación que tenemos cuando estrenamos una prenda de ropa se repite cuando hablamos de electrodomésticos. A todos nos gusta que estén como el primer día, no solo en su aspecto exterior, también queremos que funcionen de una manera eficiente durante todo el tiempo posible.

Para conseguirlo, hay que cuidarlos y limpiarlos, especialmente aquellos que se dedican, precisamente, a ayudarnos con las tareas de limpieza, como es el caso del lavavajillas.

Ya te hemos dado consejos para limpiarlo correctamente, y esta    vez vamos a mostrarte cómo utilizar una herramienta fundamental en esta tarea: el líquido limpiador de lavavajillas.

Cómo usar el producto para limpiar el lavavajillas

Te recomendamos utilizar nuestro líquido limpiador para una limpieza regular, porque garantiza la eliminación de los restos de comida, la grasa y la cal que se van depositando en el interior de tu electrodoméstico. Además, su uso evita los malos olores.

Lo ideal es utilizarlo cada dos o tres meses, dependiendo de la frecuencia de uso del lavavajillas en tu hogar. Antes de hacerlo, echa un vistazo a las instrucciones que incluye, las encontrarás al despegar la etiqueta.

Déjanos explicarte cómo se utiliza con unos sencillos pasos:

1- Lo primero que tienes que hacer es vaciar el lavavajillas completamente y asegurarte de que no hay restos de detergente en el dispensador. Si es así, límpialo bien.

2- A continuación, para limpiar las zonas menos accesibles del interior de tu lavavajillas, como los bordes interiores de la puerta, utiliza un poco del líquido. Para ello, abre el tapón de la botella, sin tocar el protector adhesivo de la parte superior, y pon una pequeña cantidad en un paño limpio.

3- Vuelve a cerrar la botella, retira el protector adhesivo del tapón y colócala, boca abajo, en el cestillo para los cubiertos. Si tu lavavajillas no tiene cestillo, encaja la botella, boca abajo, en las varillas de la bandeja inferior.

4- Después, selecciona un programa de, al menos, 65ºC y ponlo en marcha.

5- ¡Ya está! Puedes abrir tu lavavajillas y retirar la botella de líquido limpiador. Verás que, en el interior, han desaparecido todos los restos de suciedad y cal.

Como ves, es una tarea sencilla, en este vídeo puedes observar todo el proceso:

Gracias a estos consejos, tu lavavajillas estará limpio, por dentro y por fuera, y disfrutarás durante más tiempo la agradable sensación que tuviste al estrenarlo. #CuentaconBosch para alargar la vida de tus electrodomésticos.

 

 

 

¿Te ha gustado?

Suscríbete a nuestro newsletter y semanalmente recibirás en tu correo nuestros mejores post.

 

He leído y acepto la Política de privacidad. Al introducir tu email, das tu consentimiento a BSH ELECTRODOMÉSTICOS ESPAÑA, SA (en adelante, BSH-E) para que, como responsable, trate tus datos personales para enviarte newsletters con artículos del blog. Incluimos un enlace de baja en todas ellas. Puedes ejercer tus derechos de protección de datos enviando un email a Data-Protection-ES@bshg.com.