A todos nos importa llevar una alimentación saludable, que no solo depende de la calidad del producto, sino también de cómo se conserve. Para ello, el frigorífico y el congelador son imprescindibles en todas las cocinas. El primero, para mantener frescos los alimentos que vamos a consumir pronto. El segundo sirve como esa despensa capaz de parar el tiempo, conservando la comida y sus nutrientes.

Pero no todos los hogares tienen las mismas necesidades ni llevan la misma rutina, por lo que necesitan electrodomésticos diferentes. Por ejemplo, el congelador vertical o congelador de una puerta puede ser una gran solución para determinadas casas donde se necesite congelar una mayor cantidad de alimentos:

  • ¿Sois muchos en casa? En más de una ocasión os hemos contado que los frigoríficos combis, con nevera y congelador combinados en un mismo electrodoméstico, son la elección habitual de las familias estándar. Sin embargo, cuando hay más de 4 miembros, este modelo puede resultar insuficiente según la cantidad de alimentos que decidas almacenar. En esos casos, un congelador vertical cuenta con la capacidad necesaria para las familias numerosas.

 

  • ¿Realizas grandes compras cada más tiempo? Sacar hueco para hacer una compra diaria o semanal a veces resulta complicado. Si eres de los que hace una gran compra mensual, necesitarás bastante espacio para congelar la carne, el pescado y las verduras que irás descongelando para tus recetas. En el congelador vertical también podrás conservar los tuppers de comida que seguramente prepares durante el fin de semana para el resto de la semana.

Medidas de un congelador vertical.

Antes de comprar un congelador vertical, ten en cuenta que debes contar con el espacio suficiente en casa. Además, también puedes elegir entre dos modelos distintos según el tipo de instalación:

  1. Congelador vertical de libre instalación: puedes colocarlo en cualquier lugar de la casa e independiente de los muebles.

 

  1. Congelador vertical integrable: si quieres mantener un diseño discreto y diáfano en la cocina, este modelo se instala entre los muebles y detrás de uno de ellos, de forma que parece un armario.

congelador-vertical-integrado-bosch

En cuanto a las medidas del congelador vertical, en Bosch encontrarás modelos de libre instalación de 186 x 60 cm y de 176 x 60 cm.

En el caso de los congeladores verticales integrables, disponemos de dos modelos. Por un lado, uno con ligeras variaciones respecto a los de libre instalación (177 x 56 cm) porque se coloca directamente en el mueble y prescinde de parte de su estructura. Por otro, un congelador vertical pequeño de menos de un metro de alto: 72 cm. Este último podría ser una buena opción para familias que tengan un combi pero que necesitan un extra de espacio para los congelados.

La mejor combinación: conjunto de frigorífico y congelador vertical.

Como te decíamos, optar por un congelador vertical requiere una cocina con espacio ya que, además de este, también necesitarás un frigorífico. Una buena solución es la instalación de los dos juntos, lo que se conoce como side by side (uno al lado del otro), aunque también puedes colocarlos de forma independiente.

frigo-congelador-vertical-bosch

Combinando un frigorífico de una puerta y un congelador vertical conseguirás un total de 588 litros de capacidad. Es importante que los instales con el accesorio de unión y siempre con el frigorífico a la izquierda* del congelador, mirándolos de frente.

Descubre las prestaciones de un congelador vertical Bosch.

Si estás interesado en comprar un congelador vertical, en Bosch disponemos de modelos de libre instalación e integrables con prestaciones de gran calidad. A continuación te contamos algunas de ellas:

  • ¡Olvídate de descongelar! No te lo pienses y hazte con un congelador vertical No Frost. Esta tecnología te evita tener que llevar a cabo ese proceso gracias a que la humedad no se condensa y evita la formación de una capa de hielo. No solo te ahorra tiempo, si no que también garantiza un mejor funcionamiento.

 

  • La eficiencia importa, por eso te recomendamos elegir un congelador vertical A++, por lo menos. Una buena etiqueta energética se traduce en un menor consumo energético y, teniendo en cuenta que el congelador permanece todo el día encendido, es importante que este sea el menor posible. ¡Tu bolsillo también lo notará!

elegir-congelador-bosch

  • El espacio y la flexibilidad en un congelador vertical son muy importantes. En Bosch disponen de un cajón de gran tamaño para que no tengas problemas al congelar grandes piezas de carne, por ejemplo. Además, puedes mover las bandejas de cristal y los cajones para distribuir el espacio como mejor te convenga.

 

  • Como sabrás, introducir muchos alimentos frescos en el congelador puede hacer que suba su temperatura, lo que obliga al electrodoméstico a gastar más energía para contrarrestar el calor. Si activas la función ‘Congelación Super’ de tu congelador vertical Bosch, este refuerza el frío cuando metes los alimentos. Una vez alcanzada la temperatura necesaria, el congelador vuelve a su funcionamiento normal y evita el malgasto de energía.

 

Entonces, ¿eres de los que necesita un congelador vertical? Si no quieres que la capacidad sea un problema, ya sabes. ¡Disfrutarás de una conservación perfecta con la máxima capacidad!

¿Te ha gustado?

Suscríbete a nuestro newsletter y semanalmente recibirás en tu correo nuestros mejores post.

 

He leído y acepto la Política de privacidad. Al introducir tu email, das tu consentimiento a BSH ELECTRODOMÉSTICOS ESPAÑA, SA (en adelante, BSH-E) para que, como responsable, trate tus datos personales para enviarte newsletters con artículos del blog. Incluimos un enlace de baja en todas ellas. Puedes ejercer tus derechos de protección de datos enviando un email a Data-Protection-ES@bshg.com.