Empecemos por el principio: ¿qué es eso de sous-vide? Se trata de una expresión francesa que podemos traducir al castellano como “al vacío” y que consiste en un método de cocción lenta que utiliza temperaturas muy bajas.

Para ello, hay que envasar al vacío el alimento para que se cocine en sus propios jugos. Si pensabas que en casa no podrías hacerlo si no tienes una envasadora, en #cocinaconBosch te chivamos un truco casero:

  • Mete el alimento condimentado en una bolsa de zip.
  • Introduce la bolsa, muy poco a poco, en un recipiente con agua.
  • Lentamente ve cerrando el zip de la bolsa.

cocción al vacío

Sumergiendo la bolsa en agua conseguirás que se cree un cambio de presión que irá expulsando todo el aire que previamente había en el interior de ésta. Además, claro, de evitar que el alimento entre en contacto con el agua. De este modo éste conserva perfectamente sus propiedades nutritivas y organolépticas. Y sus texturas resultarán mucho más agradables, tiernas y melosas.

Una de las características principales de esta forma de cocción es que se produce a muy baja temperatura, pues generalmente no llega a los 70°C. Si el proceso no se hace correctamente podrían no llegar a eliminarse todas las bacterias. Así que, por una cuestión de seguridad, es necesario hacerlo con un electrodoméstico que lo tenga todo perfectamente bajo control.

Cocción sous-vide con AutoCook

En Bosch tenemos el mejor aliado. AutoCook es el multicooker todoterreno que gracias a sus 16 programas predefinidos pone al alcance de tu mano un sinfín de recetas. Uno de ellos es sous-vide, de modo que sólo tendrás que envasar tu receta como te hemos explicado arriba y seleccionar el programa para que AutoCook lleve a cabo el proceso. ¡Mira qué sencillo en esta videoreceta de sous-vide de filetes de salmón!

Otra de las ventajas de AutoCook es que incluye un libro de recetas, por lo que nunca se te acabarán las ideas. Tanto ahí como en la app gratuita encontrarás más de 100 recetas que emplean la técnica sous-vide, al vapor y muchas más.

Además, una vez que hayas acabado de cocinar el plato estará envasado al vacío, lo que lo convierte en un formato ideal para guardar en el congelador. Es fácil de almacenar y, para cuando quieras consumirlo, sólo tendrás que descongelarlo y estará listo para saborear.

La cocción sous-vide está en auge, y muchos de los restaurantes más prestigiosos del mundo ya la han incorporado a sus métodos de trabajo. Y tú, ¿también quieres cocinar como un chef?

¿Te ha gustado?
Suscríbete a nuestro newsletter y semanalmente recibirás en tu correo nuestros mejores post.

He leído y acepto la Política de privacidad

Sobre el autor

Sabemos que hay muchas cosas que no podemos contarte en un manual, por eso hemos abierto este blog. Te queremos ayudar a sacar el mayor partido a tus electrodomésticos con nuestros mejores trucos y consejos. Esperamos que preguntes lo que necesites, porque estamos a tu disposición para resolver todas tus dudas.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 He leído y acepto la Política de privacidad.