Descongelar y volver a congelar es uno de los temas más controvertidos en el mundo de la alimentación. ¿Es seguro? ¿Cómo afecta a la calidad y las propiedades de los alimentos? ¿Qué productos se pueden congelar y volver a congelar? En este post vamos a sacarte de dudas, ¿nos acompañas?.

Para empezar es preciso aclarar en qué consiste el proceso de congelación de un alimento. Los alimentos están compuestos principalmente de agua. Al introducirlos en el congelador, con una temperatura de entre -2 y -18ºC, el agua se convierte en minicristales de hielo.

Al descongelar un alimento es necesario tener en cuenta dos factores:

  1. De qué tipo de alimento se trata. Hay que tener en cuenta qué cantidad de agua tiene ya el alimento. Las frutas, vegetales y verduras suelen estar compuestas por agua en un porcentaje superior al 80%. El pescado, entre el 50 y el 70%. Y la carne, entre el 30 y el 60%. Cuanta más agua tenga el alimento, peor se congelará.
  2. También hay que tener en cuenta la calidad del envoltorio del alimento. Lo ideal es envasar los alimentos al vacío y congelarlos después.

En este vídeo te explicamos cómo envasar los alimentos al vacío con nuestra batidora de mano ErgoMixx.

Según el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, no se deben volver a congelar los alimentos ya congelados. ¿Por qué no se puede volver a congelar un alimento descongelado? La respuesta es fácil: “sucesivas congelaciones, restan calidad a los alimentos y facilitan su contaminación” indica el Ministerio.

¿Y se puede congelar comida descongelada cocinada?

El único caso en el que se puede volver a congelar un alimento, con garantías sanitarias, es que se haya cocinado antes de volver a congelarse. Gracias al calor de la cocción, cualquier bacteria que pudiera haber en el alimento se elimina. Así que sí, se puede congelar comida descongelada si se ha cocinado previamente.

Como en muchas ocasiones, el sentido común es una gran guía a la hora de descongelar y congelar alimentos. Antes de descongelar un alimento debes tener muy claras las cantidades que necesitas para preparar la receta que quieras cocinar. De esta forma no deberás volver a congelar lo que finalmente no hayas utilizado.

Cuando un alimento se congela el agua, como hemos comentado, se transforma en micro cristales de hielo. A igual peso el hielo ocupa más volumen que el agua, por lo que las paredes de las células de los alimentos se rompen. Si un alimento se congela lentamente, las células se rompen más y los alimentos pierden propiedades.

Sin embargo esto no ocurre con los congeladores de Bosch que tienen función de congelación Súper, que permite congelar rápidamente más cantidad de alimentos. Si un alimento se congela rápidamente el hielo no tiene tiempo de crecer en su interior y, por lo tanto, es menos probable que las células se rompan.

Razones para no recongelar un alimento

Muchas veces nos preguntamos: ¿se puede volver a congelar la carne descongelada? ¿Y el pan descongelado? ¿Y el pollo? Lo ideal es no volver a congelar estos alimentos, porque se habrá roto la cadena del frío y, de esta forma, es posible que hayan vuelto a crecer bacterias en su interior que pongan en riesgo nuestra salud.

Además, al volver a congelar los alimentos congelados, estos pierden propiedades nutritivas. Y su textura empeora ya que, al descongelarse, sueltan gran cantidad de agua, volviéndose alimentos cada vez más secos.

Por otra parte, con la descongelación, los procesos orgánicos que se habían paralizado durante la congelación, entre ellos los microbiológicos, vuelven a activarse. La Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN) lo deja muy claro: “Nunca se debe congelar de nuevo un alimento que se ha descongelado, a no ser que sufra un cocinado adecuado antes de volver a congelarlo”.

En efecto, los microorganismos pueden desarrollarse a temperaturas de entre 4 y 65ºC, pero fuera de esos rangos de temperatura se pueden eliminar. Con una cocción adecuada, el problema de salud que podríamos tener al congelar otra vez los alimentos descongelados, se habría resuelto en el proceso de cocinado.

Por lo tanto, si vas a sacar un filete del congelador, un trozo de pescado, una verdura y, de repente, cambias de idea… cocínalos antes de volver a congelarlos. Si tienes más dudas sobre si se pueden descongelar y volver a congelar los alimentos, déjanos un comentario o pregúntanos en nuestros perfiles de redes sociales. ¡Estamos aquí para ayudarte!

 

¿Te ha gustado?

Suscríbete a nuestro newsletter y semanalmente recibirás en tu correo nuestros mejores post.

 

He leído y acepto la Política de privacidad. Al introducir tu email, das tu consentimiento a BSH ELECTRODOMÉSTICOS ESPAÑA, SA (en adelante, BSH-E) para que, como responsable, trate tus datos personales para enviarte newsletters con artículos del blog. Incluimos un enlace de baja en todas ellas. Puedes ejercer tus derechos de protección de datos enviando un email a Data-Protection-ES@bshg.com.