Pueden parecer lo mismo pero desde el punto de vista técnico sí que existe alguna diferencia entre hornear y asar. Hablamos de pequeños detalles, pero que explican ciertos matices que resulta importante conocer en la cocina. ¡Vamos a intentar explicarlo de la forma más directa posible!

¿Qué es hornear?

Para entender la diferencia entre hornear y asar hay que prestar atención a dos aspectos fundamentales: cómo conseguimos el cocinado y con qué conseguimos los resultados pretendidos. Para hornear es evidente que necesitas un horno, sin importar en este caso que sea multifunción, de vapor, etc.

Al hornear lo que buscamos es que la comida se cocine expulsando sus propios jugos, o incluso incorporando nosotros otros líquidos como el habitual vino tinto/blanco. Lo normal es que sea un proceso lento y que solo aparezca la capa crujiente exterior gracias al papel del grill o la incorporación de aire caliente al proceso de horneado. Utilizando una rejilla, o una bandeja de horno, y una temperatura adecuada y constante logras que el alimento se cocine sin llegar a quemarse. ¡No te olvides de comprobar que todo está en su punto! En este artículo te dejamos algunos consejos útiles para saberlo.

¿Entonces cuál es la diferencia entre hornear y asar?

Para asar alimentos no imprescindible el horno. Se trata de una técnica en la exprimimos al máximo todo el potencial del calor seco para que se cocinen en sus propios jugos, pero sin dejar que los expulsen. La clave del asado es aplicar una temperatura fuerte desde el primer momento para generar la costra que impide su salida. Puedes asar al horno, pero también sobre una plancha en tu placa o incluso a la parrilla con la ayuda de una rejilla.

diferencia asar y honear

Si bien nadie puede discutir que el toque de un alimento horneado es insustituible, la técnica del asado también te puede ayudar a conseguir platos de altura. Y es que al hecho de que siempre tendrás bocados muy jugosos por dentro, para asar tampoco necesitas utilizar grasas adicionales. Además, algunas preparaciones concretas como puede ser la carne, el pescado o las verduras potencian mucho su sabor cuando se opta por el asado.

En resumen: la diferencia podríamos decir que, dejando a un lado el electrodoméstico que se utilice, entre asar y hornear la clave son los jugos y las salsas. Para decir que un alimento está asado tiene que estar dorado por fuera, cocinado con sus propios jugos (que no pueden escapar) y sin exceso de líquidos. ¿Ya conocías esta diferencia? ¿La aplicas en las recetas de tu día a día? ¡Nos lo puedes contar en los comentarios!

3.5/5 - (2 votos)
¿Te ha gustado?

Suscríbete a nuestro newsletter y semanalmente recibirás en tu correo nuestros mejores post.

 

He leído y acepto la Política de privacidad. Al introducir tu email, das tu consentimiento a BSH ELECTRODOMÉSTICOS ESPAÑA, SA (en adelante, BSH-E) para que, como responsable, trate tus datos personales para enviarte newsletters con artículos del blog. Incluimos un enlace de baja en todas ellas. Puedes ejercer tus derechos de protección de datos enviando un email a Data-Protection-ES@bshg.com.