Ya sabes que con la llegada del verano aparecen los platos fríos, los buenos gazpachos sobre la mesa, las visitas a la playa… ¡Y las ganas de tener siempre lista algo de bebida fría! Un deseo que, por cierto, podríamos decir no está solamente reservado a los meses más cálidos: cuando tienes invitados en casa, cuando llegas de hacer ejercicio o simplemente porque te gustan siempre así, te vamos a enseñar un gran truco para enfriar bebidas sin tener que esperar tanto como estás acostumbrado.

¿Cómo enfriar una bebida más rápido que de normal?

Pues lo habitual es recurrir a trucos caseros, que de vez en cuando siempre te salvan alguna situación. En este caso, solo necesitarás hielos y sal. Junta en un mismo recipiente las latas que necesites enfriar con el hielo y la propia sal y dale unas vueltas para que se disuelva. En pocos minutos lo habrás conseguido.

¿Y cómo es posible? La explicación científica dice lo siguiente: pues básicamente porque la sal necesita calor para disolverse y se produce una reacción química por la cual lo obtiene de las latas. Por su parte, el frío de los hielos se transmite con más rapidez a la bebida. ¡Si lo pones en práctica nos cuentas qué tal te ha ido!

¿Enfriar rápido la bebida con el frigorífico es posible?

¡Con Bosch sí que es posible! Si no tienes hielo a mano para usar con este truco, o prefieres la forma más tradicional, no te preocupes porque hay otras opciones. De hecho, hoy en día puedes enfriar muy rápido tu bebida -casi al momento- si cuentas con el equipamiento adecuado en el frigorífico.

frigorífico VitaFresh

¿En qué zona debes hacerlo exactamente? Pues en los cajones VitaFresh de los frigoríficos Bosch, que alcanzan una temperatura de 0ºC, o cercana a los 0ºC. Es ideal, por un lado, para la carne y el pescado, ya que estos dos alimentos frescos precisan de esta temperatura para conservarse correctamente durante mucho tiempo. Pero si te has despistado y no pusiste a enfriar tus latas, o llegan invitados de imprevisto, solo las tienes que meter dentro del cajón y esperar unos minutos. ¡Estarán listas para consumir y ni te habrás dado ni cuenta!

Una tercera opción: tener hielo siempre disponible

Suena obvio, pero hay que señalarlo. Tener siempre hielo disponible es otra opción increíble si no queremos renunciar a tomar algo frío. Puedes optar por los clásicos moldes en el congelador, ocupar un espacio precioso con las bolsas de hielo… O pedírselo siempre que lo necesites a tu frigorífico americano Bosch con dispensador de agua fría, hielo y hielo picado. Es la gran seña de identidad de este tipo de frigoríficos y está siempre disponible gracias a su conexión a toma de agua. ¡Puedes usar hasta jarras de 27 cm de alto!

Y así de sencillo es enfriar tus bebidas mucho más rápido de lo normal. Solo necesitas contar en la cocina con el aliado adecuado. Y, como no podía ser de otra manera, el frigorífico tenía todas las papeletas para serlo. ¿Te has quedado con alguna duda pendiente? Ningún problema: usa la zona de comentarios para que la podamos aclarar.

¿Te ha gustado?

Suscríbete a nuestro newsletter y semanalmente recibirás en tu correo nuestros mejores post.

 

He leído y acepto la Política de privacidad. Al introducir tu email, das tu consentimiento a BSH ELECTRODOMÉSTICOS ESPAÑA, SA (en adelante, BSH-E) para que, como responsable, trate tus datos personales para enviarte newsletters con artículos del blog. Incluimos un enlace de baja en todas ellas. Puedes ejercer tus derechos de protección de datos enviando un email a Data-Protection-ES@bshg.com.