Este Día de la Madre, ¿por qué no planear una maravillosa, relajante y despreocupada jornada que concluya con un delicioso postre? Esta celebración no tiene por qué ser siempre una gran fiesta. A menudo, si son sinceros, son los pequeños gestos los que más importan. Aquí tenéis algunas sugerencias para planear un Día de la Madre perfecto que dure de la mañana a la noche.

Recetas sencillas para el dia de la madre

En primer lugar, te tienes que levantar un poquito antes de lo habitual para ir preparando a tu madre un desayuno de lo más sabroso. ¡Y a ella déjala dormir todo lo que quiera! En #cocinaconBosch te aconsejamos recetas muy sencillas como tortitas, avena o piezas de fruta. Y si te has levantado un poco más ambicioso, quizá un desayuno completo que incluya huevos, salchichas, champiñones y tostada. Después, cómprale un par de sus libros o revistas preferidas para que desconecte. ¿Quieres mimarla todavía más? Perfecto: reserva una sesión de spa.

Si tienes una o dos horas de sobra antes de que tu madre vuelva a casa, puedes alargar su agradable jornada de fiesta preparando un sencillo pero riquísimo postre que podrá tomar con el café  o el té. ¡Toma nota!

Tarrinas de cheesecake de arándanos sin cocción

Tarrinas de cheesecake de arándanos sin cocción

Ingredientes (6 personas):

Para la salsa de arándanos:

  • 125 g de arándanos
  • 2 cucharadas de azúcar moreno

Salsa de arandanos

Para el relleno de la crema de queso:

  • 250 g de crema de queso cortado en cubitos
  • 50 g de azúcar en polvo
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • 140 g de yogur natural sin grasa

Relleno de crema de queso

Para la base de galleta:

  • 75 g de galleta digestiva (unas cinco piezas)
  • 25 g de mantequilla sin sal

Preparar las galletas

  • Calienta 1/3 de los arándanos y el azúcar en una pequeña sartén a fuego medio-alto, durante dos o tres minutos, o hasta que los arándanos se hayan deshecho. Para ello puedes activar el temporizador de la placa de inducción. Añade el resto de los arándanos y cocínalos durante un minuto. Retíralos del calor y resérvalos.

 

  • Derrite mantequilla en una cacerola a baja temperatura. Deshaz las galletas con la batidora de mano hasta que queden migas. Mezcla las migas y la mantequilla derretida con una cuchara hasta que quede una mezcla húmeda. Con esa cuchara, presiona ligeramente la mezcla en el fondo de los recipientes o de los vasos cortos (180 ml) y deja que se enfríen en el frigorífico.

 

  • Pon la crema de queso, el azúcar en polvo y el extracto de vainilla en un bol. Bátelo a una velocidad media durante unos 3 minutos o hasta que la mezcla quede suave y cremosa. Si utilizas el accesorio de montar claras quedará con más aire y le dará textura de mousse. Añade el yogur y continúa batiéndolo durante 1 minuto hasta que la mezcla esté totalmente hecha.

 

  • Con una cuchara, vierte la mezcla de la crema de queso en los recipientes (unas 3 cucharadas por recipiente). Deja que se enfríe en el frigorífico hasta que esté listo para servir.

 

  • Cúbrelo con la salsa de arándanos antes de servir.

¡Desde #cocinaconBosch te deseamos un feliz Día de la Madre!

¿Te ha gustado?
Suscríbete a nuestro newsletter y semanalmente recibirás en tu correo nuestros mejores post.

He leído y acepto la Política de privacidad

Sobre el autor

Sabemos que hay muchas cosas que no podemos contarte en un manual, por eso hemos abierto este blog. Te queremos ayudar a sacar el mayor partido a tus electrodomésticos con nuestros mejores trucos y consejos. Esperamos que preguntes lo que necesites, porque estamos a tu disposición para resolver todas tus dudas.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 He leído y acepto la Política de privacidad.