Nos anima las mañanas, es la bebida perfecta para acompañar una buena lectura. Y, durante el verano, no podemos resistirnos a tomarla con hielo. El té tiene una importante presencia en nuestra vida. Su historia es la de una bebida milenaria.

Hace más de 5.000 años, el emperador chino Shen Nung descubrió esta bebida. La leyenda cuenta que quería beber agua hervida para mejorar su salud y en ella cayeron unas hojas del arbusto “Camellia thea”, del que se extrae el té. La infusión la encontró tan agradable y reconfortante que decidió documentarlo en el libro medicinal “Pen Ts’ao”.

Desde China, el té viajó hasta Japón, país en el que se ha convertido la bebida no alcohólica más consumida. A Europa llegó en el siglo XVII, popularizándose en todo el continente, sobre todo, en Gran Bretaña, donde es considerada la bebida nacional. 

Tanto si ya eres amante del té como si quieres empezar a disfrutar de todos los beneficios de esta bebida, este artículo es para ti. Te explicamos cómo hacer el té perfecto teniendo en cuenta sus aspectos más importantes.

 

Los trucos para hacer un té perfecto

La temperatura del agua

Si quieres aprender cómo preparar el té perfecto, lo primero a lo que tienes que atender es a la temperatura del agua. Los expertos dicen que en la temperatura adecuada está el 90% del éxito del té.

Es probable que te imagines el té como una bebida humeante, cercana al hervor. Sin embargo, la temperatura ideal del té dependerá del tipo de té que prepares. Eso sí, siempre estará entre los 70- 90ºC. Es decir, no llegará nunca a hervir. En esta tabla encontrarás la temperatura recomendada para preparar algunos de los tés más populares:

Temperatura del agua para el té

Conseguir la temperatura perfecta del agua puede ser algo complicado si utilizas una tetera, un cazo o el microondas. Por eso, si te gusta el té, lo mejor es contar con un hervidor.

Los hervidores de agua de Bosch están especialmente diseñados para los amantes del té. Con este modelo, con TemperatureControl, podrás seleccionar la temperatura a 70ºC, 80ºC, 90ºC y 100ºC, porque cada tipo de té requiere de una temperatura determinada para liberar todo su aroma y sabor. Además de conseguir la temperatura deseada en tiempo récord, gracias a la función KeepWarm podrás mantenerla durante 30 minutos, por si quieres repetir una taza de té sin tener que volver a calentar el agua.

En Bosch tenemos un hervidor para cada necesidad. Capacidad hasta 1,7 litros, de diseño excepcional, fáciles de manejar y de limpiar. Perfectos para ahorrar tiempo y energía mientras disfrutas de tu té como más te gusta.

El tiempo de reposo

Tal y como ocurre con el agua, cada tipo de té requiere de un tiempo de reposo. Por norma general, este tiempo es de unos 4 minutos como máximo. Durante este tiempo el té infusiona y se desprende de todos los aromas, la teína, el color y el sabor.

Si no te gustan las infusiones muy fuertes, te recomendamos que acortes este tiempo de reposo. A partir de los 3 minutos, el té ya ha tenido tiempo de desprender todo su sabor, color y teína.

Para hacértelo más fácil, hemos completado la tabla anterior con los tiempos de reposo por tipo de té. De esta manera, te será muy fácil preparar el té perfecto.

¿Cuánto rato tiene que reposar el té?

 

Servir correctamente el té

El ritual del té se completa sirviéndolo de la manera correcta. Calienta tanta agua como tazas de té vayas a preparar. A continuación, introduce el agua caliente en una tetera y añade una cucharadita de té por cada taza. Déjalo reposar el tiempo adecuado y sirve en cada taza.

Si no utilizas saquitos de té y quieres evitar que tus tazas se llenen de posos de té, puedes utilizar un filtro o coladora para el té. Así impedirás que los restos caigan en la taza.

Y, ¿qué pasa con el azúcar? Los expertos en té recomiendan no utilizarlo ya que adultera su sabor. Una buena alternativa para endulzarlo ligeramente y suavizar su amargor es utilizar añadir unas gotas de leche.

Prepara té con hielo

Y cuando aprieta el calor, ¡el té es una muy buena alternativa para hidratarse! Para preparar té frío, te recomendamos que guardes el té ya preparado en una jarra en el frigorífico hasta que esté bien frío. Otra alternativa es añadir hielos al vaso donde vayas a servir el té. ¿Te animas a preparar diferentes variedades de té frío? No te pierdas todas las opciones que hemos preparado para ti.

Ahora que sabes cuáles son los pasos para preparar el té perfecto, solo te falta saber cómo lo vas a acompañar.  Puedes probar a preparar estas galletas o un delicioso bizcocho . También puedes lanzarte a preparar té frío. ¡Disfruta de tu propio ritual del té!

 

 

 

¿Te ha gustado?

Suscríbete a nuestro newsletter y semanalmente recibirás en tu correo nuestros mejores post.

 

He leído y acepto la Política de privacidad. Al introducir tu email, das tu consentimiento a BSH ELECTRODOMÉSTICOS ESPAÑA, SA (en adelante, BSH-E) para que, como responsable, trate tus datos personales para enviarte newsletters con artículos del blog. Incluimos un enlace de baja en todas ellas. Puedes ejercer tus derechos de protección de datos enviando un email a Data-Protection-ES@bshg.com.