Fue una de las grandes revoluciones de la cocina en casa. La llegada de las placas de gas, vitrocerámicas y de inducción ha convertido la preparación de platos en una tarea más cómoda y ágil.

Además, son mucho más fáciles de limpiar que los tradicionales fogones, algo muy importante si quieres que tu cocina funcione como el primer día durante toda su vida útil. Así, la placa estará libre de arañazos o restos de comida que impiden que el calor se distribuya de forma uniforme y eficiente.

Déjanos darte algunos consejos sobre la limpieza de tu placa.

Cómo limpiar la placa de inducción

Una de las grandes ventajas de la inducción es que el cristal no alcanza temperaturas tan altas como en las vitrocerámicas, y además solo se calienta la base de la olla o sartén. Por eso la comida que se caiga del recipiente no va a quedarse pegada.

Eso hace que sea más fácil de limpiar, y también segura, ya que es más difícil que transmita el calor al trapo o a tu mano. Además, no tendrás que esperar tanto tras utilizarla, ya que la superficie caliente es menor, consiguiendo que el calor residual disminuya rápidamente.

Una vez más, te aconsejamos que limpies tu placa tras utilizarla, así se mantendrá en condiciones óptimas durante más tiempo. El sistema es parecido al de la vitrocerámica: moja una bayeta en agua y jabón, limpia la superficie, aclara y seca.

En Bosch queremos ayudarte a mantener tu cocina limpia, por eso también te ofrecemos un producto específico para placas de inducción. Déjalo actuar y retíralo con un paño, dejará una película protectora que deja tu placa limpia y brillante durante más tiempo.

Por cierto, no te preocupes por activar la placa por accidente durante la limpieza porque, gracias a la función Limpieza, quedará bloqueada para que puedas manipularla sin riesgos.

Cómo se limpia la placa vitrocerámica

Al derramarse o saltar de la sartén o el cazo, los alimentos a altas temperaturas  pueden dejar manchas sobre tu placa vitrocerámica, por eso es importante limpiarla tras cada uso. Lo mejor es hacerlo justo tras utilizarla, esperando, eso sí, a que baje la temperatura para evitar accidentes o que se estropeen los productos de limpieza como trapos o bayetas. Para asegurarte de que está fría, espera a que desaparezca el indicador de calor residual.

Utiliza una bayeta o esponja suave impregnada en agua y jabón, después aclara y seca con un un paño. Asegúrate de que queda bien seca para evitar manchas de cal.

En caso de que haya suciedad adherida a la superficie o algún alimento se haya quemado sobre ella, tendrás que utilizar una rasqueta. Hazlo con cuidado para no rayar la placa, en un ángulo de 30 grados. En este vídeo puedes ver cómo:

A continuación, utiliza y deja actuar un producto específico como este, que asegura resultados perfectos.

Evita usar productos abrasivos, como un spray para hornos, o estropajos y esponjas ásperas que pueden rayar la superficie.

Cómo se limpia la placa de gas

Si eres de los que prefiere un toque tradicional en tu cocina, aunque sin renunciar a la última tecnología, nuestras placas de gas () te van a encantar.

Sus parrillas individuales están colocadas sobre una superficie de cristal vitrocerámico, cristal templado o acero inoxidable, y son fácilmente desmontables para que puedas limpiarlas fácilmente.

Puedes utilizar una esponja suave mojada en agua y jabón para quitar la suciedad de los quemadores y las parrillas. Como en el resto de placas, evita usar esponjas o estropajos metálicos o cualquier producto abrasivo. Si tus quemadores son de hierro fundido, podrás incluso lavarlos en el lavavajillas.

Cuando hayas terminado, recuerda secar bien los quemadores y las parrillas para que la humedad no deteriore el esmalte.

Y, si quieres asegurarte de eliminar todos los residuos, utiliza este producto que, además, dejará un agradable olor en la cocina.

Con estos consejos tu placa estará limpia después de cada uso y durará mucho más tiempo como el primer día. #CuentaconBosch para ayudarte a cuidar tu hogar.

¿Te ha gustado?

Suscríbete a nuestro newsletter y semanalmente recibirás en tu correo nuestros mejores post.

 

He leído y acepto la Política de privacidad. Al introducir tu email, das tu consentimiento a BSH ELECTRODOMÉSTICOS ESPAÑA, SA (en adelante, BSH-E) para que, como responsable, trate tus datos personales para enviarte newsletters con artículos del blog. Incluimos un enlace de baja en todas ellas. Puedes ejercer tus derechos de protección de datos enviando un email a Data-Protection-ES@bshg.com.

Sobre el autor

Sabemos que hay muchas cosas que no podemos contarte en un manual, por eso hemos abierto este blog. Te queremos ayudar a sacar el mayor partido a tus electrodomésticos con nuestros mejores trucos y consejos. Esperamos que preguntes lo que necesites, porque estamos a tu disposición para resolver todas tus dudas.

2 Comentarios

  1. Manuela

    Hola. acaban de instalarnos una placa de inducción BOSCH, veo que recomendais limpiarla con una bayeta mojada en agua y jabón, qué tipo de jabón? sirve un detergente para la vajilla?. Y cuando es aconsejable usar un producto más específico o una rasqueta? Gracias

    Responder
    • Tu equipo Bosch

      Hola Manuela, gracias por contactar con nosotros.Puedes utilizar cualquier jabón apto para lavar la vajilla que no sea abrasivo siempre antes de utilizar un producto especifico para la limpieza del cristal.Te recomendamos este. En cuanto a la rasqueta es la compañera ideal para acabar con la suciedad reseca más resistente con total seguridad. Recuerda que no vale cualquier tipo de cuchilla, de esta forma evitarás rayas indeseadas.Quedamos a tu disposición para cualquier consulta. Un saludo

      Responder

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 He leído y acepto la Política de privacidad.