En los últimos años se ha popularizado el brunch, esa costumbre de unir el desayuno con la comida. Sin embargo, en España, hace ya tiempo que tenemos otra costumbre que aúna dos comidas. ¡La merienda-cena!

Es durante los meses de verano cuando, el calor y las actividades realizadas durante el día nos animan más a poner en práctica esta costumbre. En #cocinaconBosch hemos encontrado los motivos por los que tú también deberías sumarte a esta práctica. ¿Quieres saberlos?

¡Dormirás mejor!

Cuando sube la temperatura el sueño se ve alterado. Por eso, es habitual que durante los meses de verano nos cueste más dormir. Dejar un margen de entre 3 y 5 horas entre la cena y la hora de acostarse te ayudará a disfrutar de un sueño reparador y a no despertarte en mitad de la noche.

Alarga el mejor momento del día

Seguro que harías lo imposible por alargar las tardes en la terraza. Con la merienda cena puedes hacer que ese momento dure hasta que llegue la puesta de sol. Prepara unos aperitivos saludables como hummus de colores o unas ensaladas veraniegas y disfruta del mejor momento del año. Acompaña la velada con un smoothie refrescante y saludable, perfecto para esta época.

Estarás incorporando buenos hábitos a tu dieta

Ya lo dice el refranero español. “Desayuna como un rey, come como un príncipe y,… ¡cena como un mendigo!”. Esta frase resume una de las recomendaciones más populares en cuanto a la ingesta de alimentos. Si comes menos en las últimas horas del día, estarás preparando tu sistema nervioso, hormonal y digestivo para el descanso.

¿Cuál es la mejor hora para preparar una merienda-cena?

Si atendemos a nuestro reloj biológico y a nuestros ritmos circadianos, la hora perfecta para disfrutar de una merienda-cena es entre las seis y las ocho de la tarde. Aprovecha este momento para disfrutar de un buen descanso después de trabajar, preparar una deliciosa merienda-cena y disfrutarla tranquilamente antes de que llegue la noche. Recuerda que los platos que prepares deben ser ligeros, deben incluir proteína. Evita el exceso de hidratos de carbono y los alimentos con azúcar.

Recetas para una merienda-cena

Si ya te has convencido de todos los beneficios que tiene la merienda-cena, solo tienes que ponerte manos a la obra para recetas ligeras y sanas que ayuden a tu cuerpo a prepararse para el descanso. Puedes preparar, por ejemplo, un aperitivo con chips de kale, o de plátano y pimentón si te gusta el picante. Completa el entrante con unas zanahorias deshidratadas en el horno. Y, de plato principal, unos tomates rellenos de lentejas, bulgur y queso de cabra o unas refrescantes ensaladas veraniegas. Con frutas o frutos secos, aliñadas con pesto o limón. ¡Tu imaginación es el límite!

¿Ya sabes qué vas a preparar esta noche para tu merienda-cena? Sube tu receta a tus redes sociales e incluye el hashtag #cocinaconBosch para que podamos disfrutar de tus ideas. ¡Estamos deseando ver qué preparas!

¿Te ha gustado?

Suscríbete a nuestro newsletter y semanalmente recibirás en tu correo nuestros mejores post.

 

He leído y acepto la Política de privacidad. Al introducir tu email, das tu consentimiento a BSH ELECTRODOMÉSTICOS ESPAÑA, SA (en adelante, BSH-E) para que, como responsable, trate tus datos personales para enviarte newsletters con artículos del blog. Incluimos un enlace de baja en todas ellas. Puedes ejercer tus derechos de protección de datos enviando un email a Data-Protection-ES@bshg.com.