La etiqueta energética de los electrodomésticos, aunque parece algo tan simple como una pegatina que tú encuentras cuando compras uno, tiene mucha más importancia de la que parece. Es fundamental para que los consumidores podamos encontrar la información más determinante a la hora de escoger los modelos más eficientes. Posiblemente, te sonará mucho aquello de «A+++» y calificaciones parecidas. ¿Es así? Pues ya lo puedes borrar -en parte- de tu mente porque desde marzo de 2021 la etiqueta ha cambiado por completo.

¿En qué electrodomésticos ha cambiado la etiqueta energética?

La remodelación de la información afecta a lavadoras, lavadoras-secadoras, lavavajillas, frigoríficos, congeladores y vinotecas. El 1 de marzo de 2021 comenzó la obligatoriedad para mostrarla, mientras que el 30 de noviembre del mismo año marcará otro punto de inflexión: ya no se podrá vender a los consumidores productos que tengan solo la antigua etiqueta.

¿Por qué ha cambiado?

Hay varios motivos que lo explican. ¿Alguna vez te sentiste confundido entre tantas etiquetas A+++, que incluso tenían un consumo un 30% inferior? En caso afirmativo, has dado con una de las razones principales. El etiquetado anterior se consideraba agotado, puesto que en el mercado ya existían electrodomésticos que, como consecuencia de los avances tecnológicos, ya ni siquiera se podían englobar en la parte más alta de la tabla.

Por otro lado, los propios usuarios cada vez pedimos programas más rápidos y adaptados a la realidad que permitan, por ejemplo, limpiar eficazmente recipientes de plástico. Dar respuesta a esta necesidad exigía cambiar algunos datos y las pruebas de laboratorio con las que se obtiene la calificación.

cambios etiqueta energética

¡Contadme cuáles son los cambios más importantes!

Mira, entra en la ficha de este combi XXL y fíjate en esa flechita amarilla con una D a la derecha. Es uno de los principales.

Los más importante es que, en las gamas de electrodomésticos que te hemos mencionado, ya no encontrarás las clases de eficiencia A+, A++ y A+++. Han desaparecido. Ahora la escala sube desde la G hasta la A, siendo esta última la clase más eficiente. ¡Muy importante! Evidentemente, con las nuevas exigencias ha sido necesario recalificar los electrodomésticos. Uno que en su día fue A+++ ahora posiblemente será D o E sin que eso implique que consuma más energía. Nada de eso: siguen siendo los mismos.

Sencillamente, desde la Unión Europea han modificado los ensayos a los que se someten a los aparatos para calcular los datos de consumo, por lo que no es posible comparar ni los valores ni los índices de eficiencia de una etiqueta anterior con los datos de la que empezó a estar vigente en marzo de 2021.

Si quieres ver los cambios que afectan a cada tipo de electrodoméstico, te lo hemos explicado con detalles en estos desplegables

¿Y qué pasa con los hornos, las campanas y las secadoras?

De momento, absolutamente nada. Estas tres gamas se quedan como estaban, al menos, hasta que se decida la opción de incorporarles cambios. Por lo tanto, si estás pensando en comprar una secadora, por ejemplo, sí que podrás buscar las más eficientes a través de los míticos A+, A++ y A+++.

¿Ya te habías fijado en la nueva etiqueta de los electrodomésticos? ¿Tienes alguna duda sobre todo lo que implica? En ese caso, solo nos tienes que preguntar a través del 976 305 713. ¡Y si estás pensando en llevar una vida mucho más sostenible no te olvides que también tenemos aquí algo que contarte!

 

 

¿Te ha gustado?

Suscríbete a nuestro newsletter y semanalmente recibirás en tu correo nuestros mejores post.

 

He leído y acepto la Política de privacidad. Al introducir tu email, das tu consentimiento a BSH ELECTRODOMÉSTICOS ESPAÑA, SA (en adelante, BSH-E) para que, como responsable, trate tus datos personales para enviarte newsletters con artículos del blog. Incluimos un enlace de baja en todas ellas. Puedes ejercer tus derechos de protección de datos enviando un email a Data-Protection-ES@bshg.com.