Nuestra dieta es famosa en todo el mundo. Y es que los alimentos mediterráneos son una fuente inagotable de beneficios. Combinados y cocinados de manera inteligente, constituyen una dieta equilibrada y cargada de vitaminas y nutrientes. Hoy, en #cocinaconBosch, elaboramos tres recetas clásicas de la dieta mediterránea. Si hoy te sientes más mediterráneo que nunca, ponte el delantal. ¡A cocinar!

Gazpacho

Receta de gazpacho

Hidrata, refresca, no engorda y aporta vitaminas, minerales y grasas saludables. Y, lo mejor de todo, ¡es bajo en calorías! El gazpacho andaluz no puede faltar en la dieta mediterránea. ¡Sobre todo si es verano y el calor aprieta! Para prepararlo necesitarás los siguientes ingredientes:

  •  1 k de tomate pera o tomate maduro
  • 1 pepino
  • 1 pimiento verde
  • 2 dientes de ajo
  • 50 ml de aceite de oliva virgen extra
  • 50 gr de pan viejo
  • 250 ml de agua fría – opcional
  • 30 ml de vinagre (mejor de Jerez)
  • Sal

 Preparar un buen gazpacho es muy fácil. Empieza por lavar los tomates, el pepino y el pimiento. Pela el pepino. Trocea estos ingredientes en tu batidora de vaso. Añade el aceite, el agua y el vinagre y bate durante cuatro minutos. Si te gusta más el gazpacho fino, puedes pasarlo por un colador o un pasapurés.

Lo mejor del gazpacho es su poder hidratante y refrescante. Para disfrutar todavía más de ello, guárdalo en el frigorífico unas horas antes de servirlo.

 Tortilla de patata

Receta de tortilla de patata

 No hay nada más nuestro que una buena tortilla de patata. En cada casa se prepara de una manera. Con más o menos huevos, con cebolla o sin ella. Nosotros hemos optado por añadir cebolla, ya que nos encanta el sabor tan especial que aporta a la patata. ¿Estás listo? Para preparar esta receta tradicional, deberás disponer de los siguientes ingredientes:

  • 8 huevos
  • 1 cebolla grande
  • 1 kg de patatas
  • Aceite de oliva
  • Sal

Empieza pelando y lavando bien las patatas para retirar cualquier resto de suciedad. Sécalas muy bien utilizando para ello papel absorbente. Utiliza el accesorio de procesador de alimentos de tu batidora de mano para trocear las patatas. Ponlas en un bol grande y añade sal al gusto.

Pon una sartén grande en tu placa de cocina y añade aceite de oliva virgen extra. Si cuentas con una placa de cocina Bosch, la función control de temperatura te avisará cuando el aceite esté caliente. En ese momento, añade las patatas y déjalas que se cocinen durante 20 minutos. Remueve de vez en cuando para asegurar que todas las patatas se cocinan por igual. Puedes también ir machacando poco a poco las patatas con una rasera, para que se hagan completamente.

Aprovecha mientras las patatas se están friendo para batir los huevos en el bol que hemos utilizado antes. Puedes utilizar tu batidora de varillas para batirlos rápidamente.

Por otro lado, pela la cebolla y córtala en cuadraditos, lo más pequeños posible. Pocha la cebolla en otra sartén hasta que tenga un color dorado o incorpórala a la sartén con las patatas tras 15 minutos. De esta manera se pochará con las patatas durante el tiempo restante de cocinado.

 Retira las patatas y la cebolla de la sartén y deja la mezcla durante unos segundos sobre papel absorbente o sobre un colador grande para retirar el exceso de aceite. Mezcla las patatas con el huevo y la cebolla. Deja reposar esta mezcla durante unos minutos.

Es el momento de cocinar la mezcla que hemos preparado. Utiliza la misma sartén en la que has frito las patatas, retirando todo el aceite salvo la cantidad correspondiente a una cucharada sopera. Nuestra recomendación es que cocines la tortilla entre 4 y 5 minutos por cada lado. Pero, este tiempo dependerá de si te gusta la tortilla poco hecha o muy hecha. ¡Tu decides! Para darle la vuelta, te recomendamos que utilices un plato más grande que la sartén, previamente untado con aceite para que, a la hora de echar de nuevo la tortilla a la sartén, esta resbale fácilmente sin romperse. No te preocupes si no te sale la primera vez. ¡Es cuestión de práctica!

 Receta de pescado al horno

 A quien le gusta el pescado lo disfruta frito, asado, al vapor, fresco o al horno. La dieta mediterránea incorpora diferentes recetas de pescado, entre las que predomina la preparación al horno. Y es que esta es una forma muy saludable de consumir el pescado, ya que no necesitas utilizar aceites para conseguir que el pescado se haga correctamente.

Cocinar cualquier pescado al horno es muy fácil. Solo tienes que seguir algunas recomendaciones para conseguir que tu elaboración salga perfecta. Elige cómo vas a acompañar tu pescado. Puedes, por ejemplo, preparar unas verduras agridulces  o una ensalada original. ¡Listo! ¡Ya tienes tu plato mediterráneo!

 

¿Te ha gustado?

Suscríbete a nuestro newsletter y semanalmente recibirás en tu correo nuestros mejores post.

 

He leído y acepto la Política de privacidad. Al introducir tu email, das tu consentimiento a BSH ELECTRODOMÉSTICOS ESPAÑA, SA (en adelante, BSH-E) para que, como responsable, trate tus datos personales para enviarte newsletters con artículos del blog. Incluimos un enlace de baja en todas ellas. Puedes ejercer tus derechos de protección de datos enviando un email a Data-Protection-ES@bshg.com.