El café con leche es una de las bebidas más consumidas en los hogares españoles. Es el acompañante perfecto para un desayuno, una sobremesa o una agradable tertulia en el salón de nuestra casa. Su origen se remonta al siglo XVII, aunque no se popularizó hasta finales del XIX cuando el escritor americano William Dean Howells lo nombró en uno de sus libros, en el cual narraba su periplo por tierras italianas.

El café con leche es una bebida tan popular que puede encontrarse en, prácticamente, cualquier parte del mundo. Sin embargo, para hacerlo bien es necesario conocer sus diversos tipos y cómo prepararlos adecuadamente. Así que… ¡vamos a ello!

Disfruta del café con leche como nunca

Actualmente, es muy normal prepararse algo más que un simple café con leche. En los últimos años, se han popularizado variaciones del café con leche realmente fantásticas como, por ejemplo, el café latte, el latte macchiato, el cappucino o el flat white.

Para prepararlos del modo acertado necesitas dos cosas: años de experiencia en la cocina o una cafetera adecuada. Siendo sinceros, tener una buena cafetera es primordial si se quiere disfrutar de un café delicioso.

Si quieres respetar totalmente el aroma y el sabor del café con leche, te recomendamos que optes por una de nuestras cafeteras superautomáticas integrables, que se encargan absolutamente de todo ¡incluso de moler los granos de café!

Estas cafeteras inteligentes también pueden utilizarse desde el móvil o la tablet, gracias a la opción Home Connect. Por ejemplo, podrás elegir entre su extensa selección de cafés y prepararlos con solo pulsar un botón, guardar tus variedades preferidas con la función CoffeeWorld de la aplicación, o incluso elaborar una lista con las preferencias de café de tus invitados habituales y que las prepare una detrás de otra.

Si quieres hacer el café como siempre se ha hecho, tu opción son las cafeteras de goteo. En Bosch hemos incorporado diversas novedades, como la descalcificación automática o la regulación de la temperatura para conseguir unos resultados deliciosos.

Si te gusta disfrutar del sabor de un buen café con leche, pero no tienes tiempo para prepararlo, lo mejor es que te decantes por una máquina multibebida Tassimo. Estas cafeteras de cápsulas son capaces de preparar un café con leche en pocos segundos, detectando automáticamente el tipo de café del que se trata, y elaborándolo en consecuencia.

Uno de los secretos de estas cápsulas es la precisión de sus T-Discs, que tienen un código de barras que la cafetera interpreta para saber qué temperatura debe utilizar o cuánta agua necesita para preparar cada tipo de café. De esta manera, se mantienen los aromas y sabores óptimos para cada bebida.

Independientemente de la cafetera que utilices para preparar tu café con leche, debes saber que todos ellos tienen como base el espresso. Para preparar los diversos tipos de café con leche se utiliza también leche caliente espumada. ¿En qué se diferencian unos tipos de café con leche de otros? Lo vemos a continuación.

¿Qué es un cappuccino?

El cappuccino es un tipo de café con leche tradicional de Italia donde, habitualmente, solo se toma por las mañanas. Está formado por espresso, leche espumada y espuma de leche firme, a partes iguales (un tercio de cada una).

Tomando un cappuccino tu paladar se preparará para degustar su impresionante espuma de leche firme y el rico sabor de un espresso con leche. Como curiosidad, indicar que la espuma de leche del cappuccino, cuando está bien hecha, debería aguantar el peso de una cucharita.

¿Qué lleva un flat white?

Para preparar un flat white se utiliza fundamentalmente un doble ristretto (doble espresso corto, hecho con la misma cantidad de café, extrayendo la mitad de agua), con una espuma de leche más suave que en el cappuccino.

Su sabor es más intenso que el del cappuccino. Su leche espumada debería coronarse con una fina capa de microespuma de leche, mezclada bien con el resto de la leche caliente. Es importante que esta capa no tenga burbujas de aire.

¿Qué es un café latte?

El café latte es un tipo de café con leche más grande que el cappuccino. Para prepararlo es necesario utilizar dos tiros de espresso y dos tercios de leche espumada, a lo que habrá que añadirle espuma.

Tras preparar la leche espumada, lo ideal es mezclarla con la leche caliente. También habría que quitar el exceso de aire de la espuma, lo que puede hacerse golpeando suavemente la jarra varias veces.

¿Qué lleva un latte macchiato?

El café latte macchiato se diferencia del café latte, fundamentalmente, en el modo de prepararlo. Mientras en el café latte se echan, por este orden, el espresso y la leche, en el latte macchiato el espresso se añade a la leche espumada, lentamente, obteniendo tres preciosas capas de café con leche: leche caliente, espresso y una deliciosa espuma de leche en la cúspide.

Independientemente del tipo de café con leche por el que te decidas, lo importante es cómo y dónde vas a disfrutarlo. ¿Qué ideas se te ocurren? ¡Déjanoslas en los comentarios!

 

¿Te ha gustado?

Suscríbete a nuestro newsletter y semanalmente recibirás en tu correo nuestros mejores post.

 

He leído y acepto la Política de privacidad. Al introducir tu email, das tu consentimiento a BSH ELECTRODOMÉSTICOS ESPAÑA, SA (en adelante, BSH-E) para que, como responsable, trate tus datos personales para enviarte newsletters con artículos del blog. Incluimos un enlace de baja en todas ellas. Puedes ejercer tus derechos de protección de datos enviando un email a Data-Protection-ES@bshg.com.