Para disfrutar de la mejor experiencia en la cocina es importante cuidar de los electrodomésticos. Y la limpieza es uno de los pasos que no podemos saltarnos. Si eres de los tradicionales, es muy probable que en casa tengas una vitrocerámica. Este tipo de placa funciona con una resistencia eléctrica que produce calor a todo lo que esté a su alrededor y no de manera constante, a diferencia de la inducción. Entre sus principales ventajas destacan la posibilidad de utilizar recipientes de cualquier material, así como el aprovechamiento del calor residual para mantener la comida caliente. ¡Seguro que preparas unas recetas deliciosas! Pero, ¿qué sabes de la limpieza de la vitrocerámica?

Cómo se limpia la vitrocerámica.

El sistema de calentamiento de las vitrocerámicas, con esas altas temperaturas calentando todo aquello que esté cerca, puede hacer que los alimentos dejen manchas cuando saltan o se derraman cerca del fuego. ¡No te preocupes! Un mantenimiento a tiempo no te dará problemas.

Limpiar placa vitrocerámica

Limpiar la vitrocerámica a diario.

Límpiala después de cada uso para evitar que los restos de alimentos se queden adheridos; tardarás mucho menos tiempo que si dejas que pasen varias horas. Eso sí, procede a limpiar la vitrocerámica siempre con la placa fría, una vez se haya apagado el indicador de calor residual. Esto es importante por tu seguridad, pero también para que los productos de limpieza no se quemen sobre la placa.

Para limpiar tu placa vitrocerámica puedes usar una bayeta o esponja suave impregnada en agua y jabón, y después aclararla y secarla bien con un paño. Secarla correctamente es un paso importante si quieres evitar la aparición de manchas de cal. Otra opción es utilizar un producto especial, que tendrás que dejar actuar unos minutos y que acabará fácilmente con la suciedad adherida.

¿Y si la vitrocerámica está muy sucia?

En caso de que haya que limpiar incrustaciones, como por ejemplo, si la vitrocerámica está quemada, puedes usar un rascador de vidrio. Esta limpieza profunda también puede ser necesaria si has cocinado varias comidas seguidas o si se han derramado alimentos como azúcar o harina sobre la placa vitrocerámica. Para limpiar las manchas de la vitrocerámica, no te pierdas este vídeo:

A continuación, te lo detallamos paso a paso. ¡Y recuerda esperar a que se haya enfriado!:

  1. Realiza una limpieza previa con una esponja suave, agua y jabón.
  2. Sin retirar la mezcla, utiliza un rascador de vidrio con un ángulo de 30 grados para no dañar la placa. En este vídeo te contamos cómo hacerlo.
  3. Para terminar, aplica el limpiador líquido que hemos mencionado arriba y retíralo pasados unos segundos.

Productos para limpiar la vitrocerámica.

Servirte de los productos necesarios para la tarea es importante. La rasqueta te ayudará a limpiar las incrustaciones resistentes de una forma fácil y segura, sin rayar la vitrocerámica. El producto líquido y su potente acción limpiadora te permitirán eliminar cualquier tipo de residuo. Y gracias a la bayeta, podrás retirar el producto sobrante. En Bosch puedes encontrar este práctico pack con todos incluidos.

Recuerda que una limpieza diaria es esencial para que la vitrocerámica quede brillante y limpia, pero tiene que realizarse de manera correcta. A continuación, te contamos algunos productos que no debes usar:

  • Producto de lavavajillas líquido sin diluir, aplicado directamente sobre la superficie.
  • Productos abrasivos o corrosivos, como spray para hornos.
  • Esponjas ásperas o estropajos metálicos que puedan rayar tu placa.
  • Máquinas de limpieza a vapor.

Además de todo el proceso que te hemos contado, para realizar un mantenimiento completo de la placa no debes olvidarte de limpiar el marco de la vitrocerámica con una esponja suave, agua caliente y un poco de jabón. ¡Y no utilices el rascador de vidrio! Podrías dañar la superficie.

Si quieres cuidar tu vitrocerámica, recuerda limpiarla después de cada uso para que su mantenimiento apenas te lleve tiempo y esté siempre como el primer día. Además, utiliza productos recomendados que garanticen el buen trato que necesita.

¿Te ha gustado?

Suscríbete a nuestro newsletter y semanalmente recibirás en tu correo nuestros mejores post.

 

He leído y acepto la Política de privacidad. Al introducir tu email, das tu consentimiento a BSH ELECTRODOMÉSTICOS ESPAÑA, SA (en adelante, BSH-E) para que, como responsable, trate tus datos personales para enviarte newsletters con artículos del blog. Incluimos un enlace de baja en todas ellas. Puedes ejercer tus derechos de protección de datos enviando un email a Data-Protection-ES@bshg.com.