Tu horno puede llegar a ser un escondite difícil de limpiar. El mejor consejo (y más obvio) para mantenerlo limpio es retirar los alimentos o salsas inmediatamente después de que se hayan derramado. Aunque no es el único. Tenemos otras ideas que te ahorrarán tiempo y esfuerzo a la hora de limpiar el horno.

Tapa tus elaboraciones.

Hay un gesto muy fácil que te ahorrará una buena parte de la limpieza. Si vas a cocinar algo que probablemente salpique, coloca una tapa sobre el recipiente. Así te aseguras un horno limpio durante más tiempo.

Usa una bolsa.

Las bolsas para asar no solo facilitan que el calor circule alrededor de la carne, cocinándola de manera uniforme a la vez que se conserva su humedad, sino que también ayudan a evitar que el horno se ensucie. Ya sabes, las bolsas para asar reducen el tiempo de cocinado y también te ahorran limpiar el horno.

Aprieta el botón correcto.

comprar-horno-pirolitico-bosch

Si tienes un horno pirolítico, él solo se hará cargo de eliminar las salpicaduras y manchas. ¿Sabes cómo funciona? El horno alcanza 480ºC y convierte en ceniza cualquier suciedad que haya dentro, de manera que puedes recogerla fácilmente una vez el horno se haya enfriado. La puerta queda bloqueada durante el proceso de autolimpieza.

Despídete de alimentos quemados en las bandejas.

¿Quién no se ha enfrentado a restos quemados de alimentos en la bandeja? Por suerte, en Bosch contamos con bandejas muy fáciles de limpiar, que ni siquiera tendrás que cubrir con papel de hornear o untar con mantequilla gracias a su recubrimiento especial antiadherente como, por ejemplo, este modelo o las bandejas Twin. Estas últimas son tan compactas que caben perfectamente en el fregadero y en el lavavajillas.

comprar-bandeja-horno-bosch

Utiliza productos eficientes y suaves.

Muchos detergentes no son muy eficientes a la hora de limpiar el horno porque no están diseñados para descomponer los aceites o eliminar restos quemados. Para evitar que tengas que rascar, puedes usar nuestro gel limpiador en formato spray para el interior del horno. Como es prácticamente inodoro, te prometemos que tu comida no cogerá ningún olor del producto. Para una limpieza intensiva que elimine la suciedad más difícil, el gel limpiador es una opción perfecta: solo tienes que aplicarlo de forma uniforme en el interior del horno y dejar que actúe durante un mínimo de 2 horas. Para quitar los restos, usa un paño húmedo.

 

A partir de ahora, tu horno estará radiante durante más tiempo. ¡Te dejamos a solas con él, que seguro que tenéis una deliciosa receta entre manos!

¿Te ha gustado?

Suscríbete a nuestro newsletter y semanalmente recibirás en tu correo nuestros mejores post.

 

He leído y acepto la Política de privacidad. Al introducir tu email, das tu consentimiento a BSH ELECTRODOMÉSTICOS ESPAÑA, SA (en adelante, BSH-E) para que, como responsable, trate tus datos personales para enviarte newsletters con artículos del blog. Incluimos un enlace de baja en todas ellas. Puedes ejercer tus derechos de protección de datos enviando un email a Data-Protection-ES@bshg.com.