La mayoría de los hogares cuentan con un espacio único donde además de cocinar y comer, también se lava, seca y plancha la ropa: la cocina. Principalmente, esto se debe a que cada vez disponemos de menos espacio para dividir las habitaciones y tendemos a incluir todo lo referido a “tareas del hogar” en la cocina.

De primeras puede parecer muy cómodo poder poner la lavadora mientras calientas el café en el microondas o pones el lavavajillas… y todo sin tener que salir de la habitación. Sin embargo, si el espacio del que dispones te lo permite, tener un cuarto destinado a las tareas de lavado y planchado de ropa también tiene sus ventajas… ¿Las conoces?

1. Tendrás un espacio más amplio para organizar tu colada

Tener un espacio único dedicado a la colada te permite poder organizarte mejor a la hora de poner la lavadora. Puedes clasificar tu ropa sucia en varios cestos dependiendo de los colores, los tejidos de las prendas, el grado de suciedad… De esta manera no tendrás que andar siempre yendo y viniendo con la ropa sucia de tu habitación a la cocina justo cuando se va a poner una lavadora. Además, podrás organizar tus detergentes y suavizantes sin tener que apelotonarlos en el mismo armario donde guardas el limpiacristales y el detergente para el lavavajillas.

Lavadora en el cuarto de lavado

2. Evitarás que la ropa limpia coja olores de la cocina

Muchas veces entramos a la cocina dispuestos a hacer todas las labores del hogar que podamos en el mínimo tiempo posible: hacemos la comida, sacamos el lavavajillas, ponemos la lavadora… y después planchamos. Si no hemos usado la campana extractora o no hemos ventilado bien, el ambiente puede que se quede un poco cargado. Es inevitable que la ropa que acabamos de sacar de la secadora coja un poco de olor mientras la planchamos. Pero… si la tuvieses en un espacio único para tu colada, no solo mantendrías la colada libre de olores, sino que además podrías tenerla ordenada y organizada sin sentir que estorba como ocurre en la cocina.

Ropa limpia en el cuarto de lavado

3. La plancha dejará de acumularse

Sacar la tabla de planchar puede resultar incómodo a veces. Tenemos que despejar la cocina, montar la tabla y encontrar un hueco para poder ir dejando la ropa limpia. Y no es raro que acabemos posponiendo esta tarea porque nos resulta farragoso. Pero… imagina que la tabla de planchar ya está montada, que tienes la ropa a mano y que además, tienes espacio suficiente para planchar y dejar la ropa guardada sin tener que ir llevándola de un lado para otro sin que se arrugue.

Planchar en el cuarto de lavado

4. Te permite tener la cocina siempre despejada

La principal ventaja de tener un cuarto de lavado es el espacio que te proporciona y la comodidad que eso supone. Por un lado, tendrás un lugar específico para poder tener tu ropa ordenada, limpia y cuidada; y por otro, tendrás la cocina siempre libre de incordios.

¿Te hemos convencido? Si ya estás pensando en qué espacio d tu casa vas a convertir en el cuarto de la colada, deja un comentario contándonoslo 🙂

¿Te ha gustado?

Suscríbete a nuestro newsletter y semanalmente recibirás en tu correo nuestros mejores post.

 

He leído y acepto la Política de privacidad. Al introducir tu email, das tu consentimiento a BSH ELECTRODOMÉSTICOS ESPAÑA, SA (en adelante, BSH-E) para que, como responsable, trate tus datos personales para enviarte newsletters con artículos del blog. Incluimos un enlace de baja en todas ellas. Puedes ejercer tus derechos de protección de datos enviando un email a Data-Protection-ES@bshg.com.