La mahonesa es una de las salsas más conocidas de nuestra gastronomía. ¿Qué sería la ensaladilla y las patatas bravas sin ella? Definitivamente no serían lo mismo sin esta salsa, originaria de Mahón (Menorca), y que por allá, el siglo XVIII, conquistó a los cocineros franceses, según los estudios que se han realizado para investigar sus orígenes. Precisamente, fueron los chefs franceses los encargados de introducirla en sus platos y de darle el reconocimiento internacional que tiene hoy en día.

Mahonesa casera

¿Qué es la mahonesa?

La habrás comido muchas veces, pero igual lo que no sabes es que sólo tiene dos ingredientes fundamentales: huevo y aceite que se emulsionan hasta conseguir una textura consistente pero espesa. Para darle más sabor, se le puede añadir sal, zumo limón o vinagre, pero es opcional.

 

 

¿Cómo hacer mahonesa casera?

El éxito de la mahonesa reside, entre otras cosas, en tener una buena batidora.Hacer mahonesa con batidora.

La mahonesa es la emulsión del huevo con el aceite, que se consigue seleccionando una velocidad media-baja en la batidora, para que se mezclen los dos ingredientes consiguiendo una emulsión perfecta.

También debes tener en cuenta que, para emulsionar, es importante sujetar el vaso de la batidora y el mango para que estos no se muevan con la vibración. Por eso es tan cómodo el mango SoftTouch de nuestras batidoras, que facilita un buen agarre mientras la estás utilizando.

Batidora MSM88190 fácil de agarrar

¡Ha llegado el momento de que descubras cómo hacer mahonesa casera! Son sólo 7 pasos y te los contamos a continuación.

Trucos para hacer mahonesa casera

Recuerda que si no vas a consumir la mahonesa al instante, es muy importante conservarla en el frigorífico para evitar intoxicaciones. No debes olvidar de que el huevo está crudo y es importante refrigerarlo 😉

La mahonesa es una salsa presente en muchos platos y se sirve de acompañamiento de pescados, verduras y numerosos entrantes. Aunque el ingrediente fundamental es el huevo, los alérgicos no tienen por qué renunciar a ella si sustituyes el huevo por la leche. La elaboración es la misma y el sabor muy parecido, especialmente si le añades limón.

Si tienes algún truco más, nos encantará conocerlo. Compártelo con nosotros en los comentarios.

¿Te ha gustado?
Suscríbete a nuestro newsletter y semanalmente recibirás en tu correo nuestros mejores post.

Mediante el envío de tus datos personales confirmas que has leído y aceptas la política de privacidad. Aviso legal

Sobre el autor

Sabemos que hay muchas cosas que no podemos contarte en un manual, por eso hemos abierto este blog. Te queremos ayudar a sacar el mayor partido a tus electrodomésticos con nuestros mejores trucos y consejos. Esperamos que preguntes lo que necesites, porque estamos a tu disposición para resolver todas tus dudas.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.