Acabas de llegar a casa después de hacer la compra y colocas cada alimento en su lugar: el aceite en el armario, el atún en conserva también en el armario, los plátanos en el frigorífico… Pero, espera, ¿estás seguro? Quizá no estés guardando todos los alimentos donde deberías.

Existen creencias generalizadas sobre cómo y dónde tienen que almacenarse los alimentos, pero muchas de ellas no son correctas y pueden hacer que crezcan bacterias y microorganismos, o que caduquen antes de tiempo. Por suerte, todavía estás a tiempo de cambiar tus hábitos. A continuación, te contamos cómo deberías conservar tu compra.

Verduras y hortalizas

Dentro del frigo.

El objetivo del frigorífico es el de conservar los alimentos perecederos a temperaturas bajas para que aguanten sin estropearse durante más tiempo. De esta manera, todos los productos frescos como carnes, pescados, hortalizas, frutas, huevos, lácteos y sucedáneos, y determinados productos una vez abiertos, deben guardarse en el frigo. Además, hay trucos para organizarlo para optimizar la conservación de los alimentos.

En Bosch hemos conseguido maximizar la vida y la calidad de tus alimentos gracias a la tecnología VitaFresh. Si tienes uno de estos frigos, conseguirás conservar los productos hasta 3 veces más tiempo, manteniendo en todo momento sus nutrientes.

Frigorífico Bosch

También debes tener en cuenta los siguientes consejos:

  • No guardes las frutas y verduras dentro de bolsas de plástico, pues generarán humedad que puede convertirse en moho. En su lugar, utiliza una bolsa de papel o guárdalas directamente en el cajón de verduras.
  • Te recomendamos utilizar el papel aluminio en lugar de plástico para envolver embutidos, carnes o tapar platos ya hechos. Este material es un mejor aislante, por lo que hace más difícil que los olores se transfieran de unos alimentos a otros.
  • Una vez que ya hayas abierto la piña o el limón deberás guardarlos en la nevera. Eso sí, hazlo con papel de plástico. Al tratarse de productos ácidos, si los envolvieras en aluminio éste se oxidaría y contaminaría la fruta.
  • Si has preparado salsa de tomate y no has usado toda en tu receta, no guardes la olla directamente en el frigo. Cambia la salsa a un recipiente de cerámica, plástico o vidrio para que el aluminio de la olla no contamine el tomate.
  • Si también ha sobrado parte del plato que has cocinado, recuerda que podrás guardarlo en la nevera hasta una semana, excepto si contiene huevo o pescado, que sólo se debe guardar 2 ó 3 días. Si está recién hecho, ten en cuenta que no debes meterlo caliente en el frigo.

 

Fuera del frigo.

Muchos alimentos se deben conservar a temperatura ambiente, aunque es muy importante almacenarlos en un lugar seco y donde no les llegue directamente la luz solar u otra fuente de calor. Recuerda meter en el armario las conservas, el aceite y la leche cuyo recipiente todavía no haya sido abierto. Hasta ahí seguro que no te sorprende nada, pero, ¿y estos alimentos?

-Chocolate: Debe guardarse fuera de la nevera a no ser que contenga lácteos.

-Tomates: Si los metieras en el frigo estarías alterando su proceso de maduración y además perderían sabor.

Cebollas y ajos: Se trata de alimentos secos, por lo que no requieren de la humedad del frigorífico.

-Patatas: Si las guardas en el frigo, la humedad transforma el almidón en azúcar, con lo que se alterarían tanto el sabor como la textura del alimento.

-Pan: No metas el pan en la nevera si no quieres que se ponga más seco y duro.

Frutas

-Frutas tropicales: Al provenir de un hábitat natural en el que las temperaturas son altas, no es necesario almacenar en el frigo frutas tropicales como la piña, el melón, la sandía, el mango, el aguacate, el kiwi, el melocotón y el plátano. En todo caso, únicamente si están maduros.

 

Otros consejos sobre conservación.

-¿Tienes dudas de si ese alimento está en buen estado? Seguro que entonces vas directo a olerlo. Dejarse guiar por el olfato está bien, pero cuidado, las bajas temperaturas a veces pueden camuflar un mal olor.

-Si quieres descongelar un producto fresco no te recomendamos hacerlo a temperatura ambiente, pues podrían crecer bacterias. Mucho mejor si lo haces en la nevera, en el horno de vapor o en el microondas.

Microondas Bosch

-No almacenes en el mismo sitio comidas crudas y cocidas, pues acabarán contaminándose y alterándose entre sí. Puedes colocar los cocidos en la parte superior del frigo, y los crudos en la inferior. Y siempre, todos ellos en recipientes herméticos.

Ahora que ya está todo correctamente guardado, ¡empieza a cocinar y disfruta!

 

 

¿Te ha gustado?
Suscríbete a nuestro newsletter y semanalmente recibirás en tu correo nuestros mejores post.

Mediante el envío de tus datos personales confirmas que has leído y aceptas la política de privacidad. Aviso legal

Sobre el autor

Sabemos que hay muchas cosas que no podemos contarte en un manual, por eso hemos abierto este blog. Te queremos ayudar a sacar el mayor partido a tus electrodomésticos con nuestros mejores trucos y consejos. Esperamos que preguntes lo que necesites, porque estamos a tu disposición para resolver todas tus dudas.

2 Comentarios

  1. Gloria

    Muy útiles todos los consejos que me llegan. Agradecida por la asesoría!

    Responder
    • Tu equipo Bosch

      Hola Gloria, gracias por contactar con nosotros.
      Nos alegra que nuestros consejos sean de ayuda. La información que facilitamos en nuestro blog es para una comprensión fácil, amena y que llegue a todos de una manera sencilla.
      Estamos a tu disposición para cualquier otra consulta.
      Un saludo.

      Responder

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.