¿Cuántos os habéis echado atrás con algunas recetas sólo por no tener que freír un alimento? Sartén, aceite y salpicadura. Esos tres conceptos unidos han provocado más de una enemistad con la cocina.

Este fenómeno tiene una explicación física. El aceite salpica cuando entra en contacto con agua y superan los 100ºC. Como el agua y el aceite no se mezclan, lo que sucede es que el agua se transforma en vapor y arrastra parte del aceite que hay a su alrededor en forma de salpicaduras.

Aceite de oliva

Evitar que esto suceda es difícil en algunas ocasiones, pues hay alimentos que contienen agua, como el huevo (y su clara), los calamares y masas húmedas como las de los rebozados.

Como la solución para no enfrentarte a las salpicaduras de aceite no puede ser dejar de tomar esos alimentos o dejar de freír, a continuación, te damos algunos consejos para evitarlo al máximo y reducir la agresividad de este fenómeno.

  • Si vas a cocinar un alimento congelado, asegúrate de que se ha descongelado del todo. Puedes elegir entre varias técnicas para descongelar productos frescos, pero lo más importante es que no haya ningún resto de hielo cuando vayas a freírlo.

 

  • La temperatura del aceite también es una de las claves para que el aceite no salpique. A menudo no sabemos si estará listo o no hasta que empieza a humear y, por lo tanto, a quemarse.

La intuición no es suficiente en este caso, por eso en Bosch queremos ayudarte con nuestras placas de inducción y su control de temperatura del aceite. ¿Sabes cómo funciona? Sólo tienes que seleccionar en el display el tipo de receta o alimento que vas a cocinar. Como la placa sabe cuál es la temperatura ideal para cada proceso, te avisará cuando tengas que introducir el alimento. Así evitarás que la comida se queme y que te salpique de manera violenta.

Sartén con aceite

  • El recipiente en el que cocines también puede ayudarte. Trata de utilizar sartenes con paredes altas o freidora para que haya una especie de muro que dificulte la salida de las gotas de aceite.

 

  • Antes de freírlos en tu placa, recuerda secar los alimentos con papel de cocina para que absorba el agua.

 

  • En ocasiones, la humedad no sólo está en el alimento, sino también en la propia sartén si la acabas de lavar a mano. Si tienes uno de nuestros lavavajillas con zeolitas, él hará todo el trabajo por ti porque, sí, ¡también puedes meter las sartenes!

 

  • Para terminar, puedes probar un truco casero que consiste en añadir al aceite un elemento que haga de esponja y absorba al agua. Puedes añadir una miga de pan o sal antes de echar el alimento o cuando notes que puede empezar a salpicar.

 

Ahora podrás seguir disfrutando de la cocina y sentirte seguro 🙂

¿Te ha gustado?
Suscríbete a nuestro newsletter y semanalmente recibirás en tu correo nuestros mejores post.

Mediante el envío de tus datos personales confirmas que has leído y aceptas la política de privacidad. Aviso legal

Sobre el autor

Sabemos que hay muchas cosas que no podemos contarte en un manual, por eso hemos abierto este blog. Te queremos ayudar a sacar el mayor partido a tus electrodomésticos con nuestros mejores trucos y consejos. Esperamos que preguntes lo que necesites, porque estamos a tu disposición para resolver todas tus dudas.

2 Comentarios

  1. Amparo

    Mi lavavajillas nuevo no tiene l duración de los programas y el Eco dura demasiado. Donde puedo consultarlo?

    Responder
    • Tu equipo Bosch

      Hola Amparo, gracias por contactar con nosotros. Por favor, indícanos el modelo de tu lavavajillas para poder informarte a la mayor brevedad. Empieza por E-Nr y lo encontrarás en la propia puerta del aparato. Estamos a tu disposición. Un saludo.

      Responder

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.