El agua dura o la dureza del agua… , ¿qué será? Quizás hayas oído hablar de ella, algo te suena pero no sabes si deberías preocuparte por ella. Te lo contamos todo en este post.

¿Qué es la dureza del agua?

La dureza del agua es la concentración de minerales, en especial cal y magnesio, que hay en ella. ¿Sigues sin tener muy claro qué es la dureza del agua? Una pista más, todo ello se traduce en la famosa cal que aparece en los anuncios de televisión. Si vives por ejemplo en Alicante, Almería, Castellón o Málaga, que son las zonas donde el agua es “muy dura”, es probable que los grifos de tu casa dejen de estar brillantes después del segundo uso tras el lavado.

¿Debo preocuparme por el agua dura?, ¿puede llegar a afectar a mis electrodomésticos? La respuesta es sí, es fundamental que conozcas la dureza del agua de tu zona ya que deberás ajustar unos parámetros en tu lavadora y lavavajillas para obtener excelentes resultados y que no les afecte la cal.

¿Cómo saber la dureza del agua de mi zona?

Para conocer la dureza del agua de tu zona, tan solo tienes que consultar este dato en la empresa local de abastecimiento de agua. Si no lo sabes, puedes encontrar una idea orientativa en este mapa. A continuación consulta las indicaciones que te ofrece el manual de instrucciones de tu lavadora y lavavajillas.

En el caso de la lavadora, debes ajustar la cantidad de jabón que utilices a la dureza del agua. Si vives en una zona con agua “dura”, te recomendamos que utilices más jabón porque en agua dura es más difícil la aparición de espuma, que asegura un buen resultado de lavado de la ropa. Hemos elaborado esta tabla que puedes utilizar como guía orientativa si no sabes la cantidad de detergente a utilizar en función del grado de suciedad de la ropa y la dureza del agua. No obstante, las indicaciones de uso de detergente y suavizante las encontrarás en las etiquetas de los envases de los fabricantes.

Tabla dureza del agua

Agua adecuada para el lavavajillas

En el caso del lavavajillas, para obtener un resultado óptimo, el aparato necesita agua blanda, es decir, agua sin cal. De lo contrario, se producen manchas de cal sobre la vajilla o la cal se incrusta en el interior del aparato. Así pues, si en la zona en la que vives la dureza del agua es superior a 1,2 mmol/l tiene que ser descalcificada. ¿Cómo? Mediante una sal especial en el descalcificadora que incorpora el aparato. El ajuste del descalcificador y la cantidad de sal dependen totalmente del grado de dureza del agua de la red.

Consulta el manual de tu lavavajillas para conocer los ajustes que debes hacer en tu aparato en función de los grados de dureza del agua y la cantidad de sal descalcificadora que debes agregar. Si tienes un lavavajillas Bosch, el manual de instrucciones de tu aparato está a tan solo un clic.

Estamos a tu disposición para resolver más dudas sobre este tema. ¡Plántale cara al agua dura!

 

¿Te ha gustado?

Suscríbete a nuestro newsletter y semanalmente recibirás en tu correo nuestros mejores post.

 

He leído y acepto la Política de privacidad.
Al introducir tu email, das tu consentimiento a BSH ELECTRODOMÉSTICOS ESPAÑA, SA (en adelante, BSH-E) para que, como responsable, trate tus datos personales para enviarte newsletters con artículos del blog. Incluimos un enlace de baja en todas ellas. Puedes ejercer tus derechos de protección de datos enviando un email a Data-Protection-ES@bshg.com.